De vuelta al trabajo

Hola,

Ya ha pasado el día de vuelta al trabajo. No ha habido ningún problema respiratorio, ni cansancio alguno. Me he fijado como respondían mis pulmones al subir escaleras y cuestas.
En el trabajo todo sigue igual. Parecemos aquellos cowboys del viejo oeste con las carretas en circulo dando vueltas. Lo malo es que daban vueltas porque les atacaban los indios, o sea, nada bueno en el horizonte... a no ser que matemos a todos los indios. Pero nos lo tomaremos todo en su justa medida.
Y quizá sea vanidoso, pero me ha encantado que todos me preguntaran que como estoy, aunque haya explicado lo mismo mil veces. O que me digan que me han echado de menos. O como Roger que al decirle que me habían dado la alta me ha dicho "Que suerte a mi me la dieron bajita y regordeta". Un chiste malo. Y Guido me ha dado este vaso, que trajo de su viaje por Chile y su Paraguay, y que no había podido darme hasta hoy.

1 comentario:

SAUVIGNONA dijo...

aha!
pues me alegra mucho que estes de dies! por sobre todo al subir y bajar las escaleras....
y dime porque yo no puedo ver la taza que te regalaron!!!!!


besines jor y te sigues cuidando!

:)sau