Reflexión

Hola,

Por aquellas cosas de la vida, hoy he echo 260 kilómetros, 130 de ida, 130 de vuelta, para ir a un entierro. Era el abuelo de mis primos, con el cual solo coincidí un par de veces, pero había que ir por ellos. Pero cuando te encuentras en medio de unas de estas situaciones, que te toca tan de lejos, y ves a los asistentes, me pregunto ¿cuántos y quiénes vendrían al mio?

3 comentarios:

Renata Almeida dijo...

Não sei o que comentar hoje...Sinto por seus primos.
Uma boa semana!

SAUVIGNONA dijo...

amm bueno no habria que pensar en eso por el momento....pero me gustaria pensar que yo podria ir....

besines jor!

Ramiro dijo...

Alguna vez me he planteado esto , pero a las pocas semanas de pensarlo,desisti.
No ira ninguna persona de la cual yo haya asistido a su funeral! :)
Ahora en serio , la memoria de los que ya no estan se mantiene dentro de cada uno de nosotros y en los seres que amamos.
El dia que no este , en vez de ir a reunirse conmigo en un sitio fisico donde no estare , que vayan todos a casa de mis seres queridos, que ellos sabran acordarse de mi , tal y como yo era.