De vuelta y vuelta

Hola,

Como dice la canción ya estoy "de vuelta y vuelta, de vuelta de todo..." De otros lugares donde he estado se pueden decir muchas cosas, pero de Asturias la palabra que mas se repite es impresionante. No me iría a vivir allí, ya que esa forma de vida no encaja conmigo, pero no deberíais moriros sin haber visto Asturias.
Para definir Asturias tenéis que tener tres cosas claras. Vistas impresionantes, mar y montaña, y vacas o vaques como las llaman ellos. Supongo que para los descendientes de los astures, el ver esos paisajes les debe de parecer normal, pero para un tipo como yo, estar en lo alto de los picos de Europa y ver las nubes como quien dice a mis pies, impresiona. El ver verde por cualquier esquina, también impacta. Allí el césped lo puedes pisar, jugar a pelota en él, pasear al perro por él, hasta bailar si quieres, esto en estos lares te comportaría malas miradas o una reprimenda por el guardia de turno. Los asturianos tienen en general, porque seguro que hay lugares en los que no es así, la suerte de tener igual de cerca el mar o un río, la montaña y la tienda de la esquina. Y uno de estos lugares que cumple esto a la perfección es Gijón, pequeñito, con su playa, sus montes y su ciudad en medio. Y finalmente vaques. Estando allí entendí cuando un asturiano que conocí haciendo la mili nos dijo, ¿pero no habéis visto nunca una vaca de verdad? Las vacas son lo que mas me han llamado la atención, aunque solo sea por encontrármelas pastando a unos metros de fantásticas playas, pero conviven con mas animales de los que te puedes encontrar dando una vuelta por aquí. No es raro ir por pueblos y ciudades y toparse con vacas, ovejas, caballos,… el ejemplo mas claro en el parque de Isabel La Católica en Gijón donde estuvimos caminando entre patos, cisnes, ocas,... y era el segundo lugar que veíamos de Asturias. Tuvimos la suerte de que no nos llovió ni un solo día, pero tampoco lució el sol. El día más caluroso en nuestra semana en Asturias fue mas frío que la noche más fría de todo el verano aquí en Hospitalet. La otra cosa que me ha llamado la atención, es que al igual que nosotros aquí, ellos también tienen los nombres puestos en "asturiano", así no es raro ver escrito Xixón, Uviedú,.... y después desde Madrid nos critican a nosotros por hacerlo. Otra cosa que nos impactó es que la gente de ciudad en asturias parece que van vestidos de boda todo el tiempo, parece que a ellos la ropa "casual", o sea, camiseta, tejanos, bambas,... no es su estilo. Lo suyo es mas de vestidos, pantalones con su raya, gafas de sol, zapatos de buen vestir,....
Estuvimos prácticamente todo el tiempo por las costa, más de 200 Km diarios, no nos dieron fuerzas para mas. La mayoría de lugares son pequeñitos, que seguramente tienen muchas mas cosas a ofrecernos que las que descubrimos, si tienes tiempo y guías, pero ya os digo que nos dejaron más de una vez con la boca abierta. Vamos que ejercimos lo que aquí llamamos "kemakus", o sea gente que los ves pasear por tu ciudad o pueblo y no mas dicen aquello de "que bonito esto, que bonito aquello". Estábamos instalados en Deva, muy cerquita de Gijón (1,2,3), por donde estuvimos casi cada día. Pasamos por Oviedo, donde un carillón entonaba el "Asturias patria querida". Llegamos hasta Vegadeo cerca de la frontera con Galicia, y con un bonito paisaje. Paramos en Castropol, donde empezamos a descubrir la manía que tienen de hacerlo todo cuesta arriba en Asturias. Nos pasamos por la playa de Penarronda, que esta medio escondida pero que merece la pena encontrar, aunque solo sea por compartir vistas con las vacas que pastan a unos metros. Paramos en Navia. Y alucinamos con el pesquero pueblo de Cudillero. Imaginaos el típico pueblo pesquero de película y seguro que os sale este pueblo. Y nos perdimos por Avilés. También nos llegamos hasta Llanes típico, donde los haya, de pueblo turístico de costa, con su faro, con sus cubos pintados haciendo de espigón, o sus playas de agua superhelada. Sí, no me discutáis los de por allí. Mientras el agua del Mediterráneo parece el agua fresquita que guardas en un botijo, la del Cantábrico es la botella sacada del congelador. Desistimos de encontrar los bufones, y paramos en Ribadesella, que a parte de adoptar a la princesa Letizia como hija predilecta, vuelve a ser el típico pueblo del que os hablo. Al lado de un río, el famoso Sella, con sus barquitos de pesca y al girarte allí tienes las montañas, y en medio la pueblo. Y como típicos turistas nos compramos allí unas letizias, una suerte de galletas en forma de corazón, para conmemorar en enlace de su hija predilecta con el Principe de Asturias. Fuimos en busca de huellas de dinosaurios a Muja y a la playa de la Griega, y acabamos perdidos de nuevo por Avilés. Finalmente lo más alucinante de todo fue el día que pasamos por Cangas de Onís donde fotografiamos cienes de veces su famoso puente, donde cuelga la famosa cruz que lucen los asturianos en su bandera. Y allí cogimos un autobús que nos subió hasta lo más alto de los lagos de Covadonga, en los Picos de Europa. Desde abajo comentamos, parece que va estar nublado, y lo estaba, pero es que las nubes quedaron a nuestros pies. Por decirlo así, solo hay dos lagos (1,2) a ver, y debes de caminar un buen rato por una senda marcada, pero la visión merece que como mínimo una vez en la vida lo veáis en persona. Y como no, si te encuentras vacas cerca de la ciudad, allí las había por decenas. Y nosotros, esto incluye a toda la gran cantidad de turistas que hay por allí, como tontos haciéndonos fotos al lado de estos animalitos que están mas que acostumbrado a la gente, a los flashes, y a que la gente haga el tonto a su lado. Vaya como unas Paris Hilton cualquiera del mundo vacuno. No quiero olvidarme, que aunque la sensación que nos llevamos de Asturias es que los asturianos conducen como el culo, no quiero olvidarme de destacar la habilidad de los autobuseros que te llevan hasta los lagos y hasta el santuario de Covadonga, para conducir en un palmo de terreno esquivando vacas por caminos en los que a duras penas pasan dos coches. Y entre todas las iglesias y conventos que vimos o visitamos, hay que destacar el santuario de Covadonga. Con su virgen, que me recuerda mucho a la del Pilar, allí en una pequeña cueva, cerca de un precioso salto de agua, y esa iglesia, allí en lo alto de la montaña con una espectacular apariencia. Un último apunte que esto empieza a ser extra largo, si esatais por allí la noche del 14 al 15 de Agosto, id a la playa de Gijón a las 12 de la noche para ver los espectaculares fuegos artificiales.
Por supuesto nos trajimos sidra, queso, chorizo, letizias, fotos muchas fotos,... y una duda ¿Que vacas son mas bonitas las marrones o las blancas y negras?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

sau dice:
ammmm hola al parecer la psaron fantastico...una cosa se me ocurre preguntar ..por dios! nunca habia visto tantos patos asi como gente en una vereda...son reales....habuia mas patos y ocas que gente...tendria que verlo...la verdad tantos y todos juntos nunca habia visto...
bueno el viajesito a asturias ....sorrendente...parece un lugar hermoso....
si la pasaste bien ..fenomeno...me alegro por vos...

besines y que suerte que volviste ...
;)=sau

missmole dijo...

A mí me gustán más las marrones que son menos de postal ...

Pero para postal cualquier rincón de esa tierra, no me extraña que te haya gustado!!