Rebajas, ese misterio femenino

Hola,

Este fin de semana he ido de rebajas. Y aunque ni las rebajas mas rebajosas me haría salir a la calle con el frío que hace, han habido 2 poderosas fuerzas que me han impulsado a ello.
La primera se llama plancha. Que aunque no me guste planchar, no esta mal eso de llevar la ropa razonablemente lisa. Y ya que se ha dado la conjunción astral de romperse la que tenía con tiempo de rebajas pues allí fuimos. Una vez en la tienda mi madre no tubo otra ocurrencia que preguntarme como la quería. Como la voy a querer, de las que planchan. La otra salida ha sido hoy para comprar una "sniglar" que aunque parezca una fistro palabra de Chiquito de la calzada, es uno de los terribles nombres de Ikea para una cuna. Una para que la niña pueda dormir en casa de los abuelos, si se tercia.

Eso si, aunque entiendo que la gente asalte las tiendas para llevarse un montón de cosas a mitad de precio, siempre hay dos misterios que no entenderé. ¿Si ahora me rebajas este pantalón un 70% cuanto me timasteis la semana pasada cuando lo compré?¿Porque hay tanta mujer comprando tanta cosa que no necesita?

3 comentarios:

silver´s moon dijo...

Creo que ya sabes lo que opino al respecto ;-)

Lo de la plancha que planche me ha encantado jajajaja

Un beso gordo

SAUVIGNONA dijo...

hay bueno las mujeres somos asi...somo capaces de comprar una polera en pleno verano si esta rebajada y es de las buenas...

y lo mas tierno que he leido por dios!


compraste una cuna? eres un divinisimo...


besines :=)
sau

Renata Almeida dijo...

Nao tenho resposta para suas perguntas, mas, posso afirmar, que tudo que eu compro é porque necessito. E se a necessidade nao é para hoje, é pra amanha!!! E em época de rebajas, fico doooooooooida olhando todas as lojas e querendo (porque nao posso) comprar tuuuuuuuuuuuudo! hauahuaha