¿Te he dicho nunca que te quiero?

Sentado en la misma mesa, en el mismo bar, bebiendo lo mismo de siempre, a la misma hora después de salir de trabajar. El sitio le gusta, esta cerca del trabajo, va gente pero es tranquilo, y siempre hay música en directo. Algún chaval recién salido del conservatorio, o alguien que por cuatro perras, da lo mejor de su voz en busca de la fama.
Hoy esta cantando un chico solo, flaco, no muy alto,sonrisa perfecta y posado de estrella con muchas fans. Dos quinceañeras para ser exactos, y la amiga aburrida, sentadas en la mesa más cercana al escenario. Lleva un buen rato oyéndole destrozar canciones de fondo a las que no presta atención, ya que en su misma mesa, del mismo bar de siempre, con la corbata ya en un bolsillo aún no ha conseguido desconectar de porque no cuadraba el balance del mes pasado. La futura estrella dice que ha compuesto una canción "para mi nena", que es abrazada al instante por la la segunda gran fan del chaval.
Empieza a rasgar las cuerdas de la guitarra que cuelga de su hombro, "No, no no me llores. No me vayas hacer llorar a mi" Maldito imbécil, te has apropiado de una canción de Los hombres G, y encima la tonta te creerá un puto genio -piensa mientras sonríe. "Dame, dame tu mano. Inténtalo mi niña, quiero verte reír. Abrázame fuerte, ven corriendo a mi..." antes del segundo te quiero, su cabeza ha dejado los balances y esta en los ochenta cogido a la mejor amiga de la tía buena de la clase, bailando agarrados esa odiosa canción que a ella le encantaba. Fue su primera novia, o al menos esa es la versión oficial, aunque lo correcto sería decir que fue la primera en dejarse meter mano.
"... te quiero, te quiero, te quiero y no hago otra cosa que pensar en ti." ¿Porque no le dije te quiero? - piensa abstraído. Ya no piensa en esa primera, sino en la última que le dejó y quiso de verdad. No recuerda ni porque, ni el color de sus ojos, pero si recuerda que la quería y nunca se lo dijo. "Tu, ya estas dormida, y yo te abrazo y siento que respiras. Sueño, con tu sonrisa. Te beso, muy despacio, las mejillas". ¿Y si no va a pasar nunca más? - le pasa por su cabeza. "Necesito verte, donde quiera que estés. Te quiero, te quiero, te quiero y no hago otra cosa que pensar en ti. Solo vivo y respiro para ti...".
Su boca se mueve en silencio diciendo "Te quiero, te quiero, te quiero..." al ritmo del estribillo, cuando nota el vibrar de su teléfono en el bolsillo interior de la americana, lo saca, "Abrázame fuerte, ven corriendo a mi. Déjame que te diga otra vez" en la pantalla pone "bichito", se lo pone en la oreja derecha "que te quiero te quiero, te quiero te quiero" y se tapa la izquierda con la mano - que mal y alto canta el jodido - piensa mientras intenta oír a la persona del otro lado del teléfono.

-Hola ¿donde estas? -dice ella
-Hola,.... ¿Te he dicho nunca que te quiero?


Hospitalet de Llobregat Marzo de 2010


Hombres G - Te quiero (Up-on-the-roof #5)

4 comentarios:

silver´s moon dijo...

Qué importante es contar lo que uno siente, soltar lo que uno lleva dentro y que luego la persona receptora haga con la información lo que le plazca.

Besitos

Mery Larrinua dijo...

!cuantas veces hemos hablado y nadie escuchado!
cuantas nos han hablado y no hemos escuchado!
una brazo

SAUVIGNONA dijo...

esa cancion nunca la escuche..pero que buen lugar sera ese...donde cantan novatos...

aqui oajal habria un lugar asi .y sin los hay se llena de rolingas..

besines jor!
:) sau

SAUVIGNONA dijo...

esa cancion nunca la escuche..pero que buen lugar sera ese...donde cantan novatos...

aqui oajal habria un lugar asi .y sin los hay se llena de rolingas..

besines jor!
:) sau