La vida es cine

Hola,

Según las nuevas chorrilistas que os traigo de tanto en tanto, las mujeres del mundo se vuelven locas por tipos como Robert Pattinson, Ian Somerhalder, Xavier Samuel, Kellan Lutz....
¿Qué tienen en común todos ellos? Que todos se hacen pasar por vampiros. Los hay que salen en la saga "Crepúsculo", los hay de "True blood", los hay de "Diarios de vampiros",.... Olvidaros de vampiros como el Ángel de "Buffy, la cazavampiros", Blade, los de las crónicas vampíricas, o los Drácula de Béla Lugosi, Christopher Lee o Gary Oldman, y ya no hablemos del libro de Bram Stoker o los libros de Anne Rice. Ahora lo moderno y guay es ser vampiro, pálido, blancucho y enclenque, pero con súper poderes. La mayoría de ellos no desea chupar sangre, son inmortales atormentados por su belleza y por la fragilidad de una bella humana que desea ser vampirizada. ¡¡¡Por dios!!! si ni pestañeasteis cuando al Pattison se lo fulminó Lord Voldermor en "Harry Potter y el caliz de fuego". ¡¡¡Mujeres!!!
Lo bueno del caso, es que como otros ciclos cinéfilos, este es uno mas. Puro marketing de la industria del séptimo arte, que a veces funciona y otras no, y esta funciona. Nuestras tatarabuelas alucinaron con Nosferatur, nuestras abuelas con el drácula de Lugosi, nuestras madres con el de Lee, nuestras hermanas mayores con el Lestat de las crónicas vampíricas, algo más modernos los seguidores de Buffy y Blade, y ahora les toca el turno a los "Crepúsculo", "True blood", "Diarios de vampiros". Tranquilos, John Wayne volverá, porque la vida es cine.

Recordad las normas para matar a un vampiro. Un vampiro muere si se le corta la cabeza. También podéis clavarle una estaca en el corazón mientras duerme en su ataúd, y dejará de atormentaros. No soportan la luz del sol. Y rara vez funciona el ajo, el agua bendecida o los crucifijos, pero nunca están de mas. Si todo falla, corre.

1 comentario:

missmole dijo...

Mejor corre lo primero, antes de probar experimentos,jeje.

Yo tengo que reconocer que el de True Blood me parece medianamente atractivo, el resto ya son demasiado jóvenes para mí ... (qué triste!!)