El día que descubrí a Gary

Hola,

Ayer en un hotel de Estepona encontraron el cuerpo sin vida del genial guitarrista Gary Moore. Nació en Belfast un 4 de abril de 1952, y de pequeño ya le compraron una guitarra, de las de cuatro duros, con la que intentaba imitar a sus ídolos. Durante los años 70 formó parte de grupos como Skid row, Coliseum II, donde hacía algo así como jazz-rock progresivo. Cosas de los años 70. Así hasta que conoció el que se convertiría en su gran amigo Phil Lynott, junto con el que formó parte de la mítica banda británica Thin Lizzy. Como era un culo inquieto, en 1973 ya había sacado un disco en solitario, siguiendo el estilo jazz-rock progresivo, pero no fue hasta 1978 donde sacó su primer disco dentro del haevy metal, Back on the streets, cuando aún no existía ni esa palabra para esa música, donde ya daba muestras de su talento y de su velocidad sobre las seis cuerdas. Disco el cual contenía una balada, hecha a medias con su amigo Lynott, que sería uno de sus himnos durante toda su carrera, "Parisienne walkways". Así empezó una serie de once discos dentro del Heavy metal, ocho de estudio y tres en directo. Podría destacar algo de todos, pero por citar un par me quedo Corridors of power (1982) y Run for cover (1985). Con canciones como "Militar man"," Empty rooms"," Out in the fields"," Always gonna love you"," Wishing well"," I can't wait until tomorrow"," Run for cover",... Al final de esta época heavy probó un cambio, seguramente influido por la fama de un grupo irlandes que empezaba a destacar llamado U2. Así que a su potencia habitual le puso sonidos celtas y creo el genial disco Wild frontier (1987), donde suenan temas tan increibles como "Over the hills and far away", "Wild frontier" o "The lonner". Terminó su época heavy con el disco After the war, donde colaboraban Ozzy Osbourne y el batería Cozy Powell.
Llegó a los años 90, y como reconoció más tarde, tenía dos posibilidades. Teñirse el pelo de rubio, y meterse en pantalones ajustados imposibles para continuar en el heavy, entonces los reyes eran los Guns n' roses y Bon Jovi, o probar algo nuevo. Así que decidió grabar un disco de blues, y se buscó amigos que le acompañaran Albert King, Albert Collins, y gente que ya lo era como George Harrison. Le salió uno de los mejores discos de blues de todos los tiempos, juntando buenas canciones y sus cualidades inatas para la guitarra. De este disco surgieron temas que no dejaría de tocar en todos sus conciertos como "Oh pretty woman", "Walking by myself", "Too tired", "King of the blues", "Midnight blues" y un pedazo tema, que daba nombre al disco, y que a muchos les recordaba a su "Parisienne walkways" y que se puso en lo alto de mucho listas, "Still got the blues". El cambio fue bien, y cuando para tu segundo disco, After hours, Albert Collins decide repetir y se apunta B.B. King, nada podía salir mal. El disco empezaba con el tema "Cold day in hell", el cual engancha a la gente desde el primer segundo, y contenia ese pedazo dueto con B.B. King, "Since I met you baby". La cosa parecía no poderse mejorar, pero debido a ser ese culo inquieto, se junto con los míticos Jack Bruce y Ginger Baker, los cuales a finales de los 60, formaron junto a Eric Clapton el mítico super-grupo Cream. Así en 1994 salía un disco llamado Around the next dream del super-grupo BBM. Así siguió hasta el final con el blues, probando cosas diferentes como sus discos Dark days in paradise y A different beat, donde suena más electrónico. O formando otra banda de un solo disco en 2002 llamada Scars, con un disco con el mismo nombre, y con otro par de grandes músicos como Cass Lewis y Darrin Mooney, donde el sonido volvía a ser mucho más heavy.
Así un buen día del año 1992, yo estaba haciendo zapping, cuando me encontré con el mítico programa de música "Clip clap video". Emitían un especial, y pusieron un vídeo de una canción llamada "Oh, pretty woman". Si os situáis en la época era fácil pensar que era una versión del tema de Roy Orbison y banda sonora de la película "Pretty woman". ¿Qué queréis? solo tenía dieciocho años. El vídeo me impactó. Aparecía aquel músico negro, que tenía la imagen del típico bluesman del Mississippi, y un tipo blanco, media melena, que me dejó boquiabierto con su don para tocar la guitarra. Su nombre, Gary Moore. Había que buscar cosas de este tipo, me dije. En aquellos tiempos, el emule era una lista que te pasaban, y pasabas, a los colegas con los discos que tenias en casa. En la de David, el mejor de mis mejores amigos, apareció el nombre. Gary Moore, Wild frontier. Tuve suerte, lo reconozco. De entre todos sus discos fui a toparme con aquel. Me lo grabó en una cinta, casi no cabía. Y no pude dejar de oírlo una y otra vez. Entonces rebusque en las grandes superficies, y me topé con After hours. Solo darle al play en el walkman surgieron las trompetas del "Cold day in hell" y ya nada fue igual. A partir de entonces, mi vida fue buscar y seleccionar tiendas que vendieran material de Gary. No era fácil, ya que a las discográficas nunca les pareció comercial un tipo capaz de enlazar diez minutos de solo de guitarra. Y la cosa se complico, cuando ya tenía lo más comercial. Por suerte, durante unos años Virgin instaló un megastore en la ciudad de Barcelona, y poco a poco, y con paciencia para rebuscar y para conseguir dinero, fui haciéndome con casi, alguno creo que me falta aún, todos sus discos. Y ayer estaba delante del ordenador, cuando desde la tele surgieron en la misma frase, fallecimiento y Gary Moore. Han sido muchos años, y los que me quedan, defendiendo su música, como hago en este post. Dejé la oportunidad de verle junto a Bruce y Baker, por un estúpido examen que suspendí, pero por suerte no hace ni dos años tuve el placer de verle tocar en directo, ahora se que por última vez, en Barcelona. Dejando a un lado mi posible fanatismo por él, es sin duda uno de los diez mejores guitarras de la historia de la música. En este tipo de cosas, el mejor, siempre es a gusto del consumidor. Pero junto a los nombres de B.B. King, Hendrix, Clapton,... siempre en algún momento aparece Gary Moore.

1 comentario:

SAUVIGNONA dijo...

la verdad que por el nombre uno lo conoce...peo es muy triste la forma en que cuentas esto, me parecio un poco tristeticito...
besos
:)sauvignona