Día ocho

Hola,

Ayer estuve de médicos. Dicen que la parte de respirar ya esta mejor, pero que aún tengo algo de suciedad en los pulmones, con lo que me alargan mi descanso durante como mínimo una semana mas.
Y hoy hablando con Esther, me ha dicho que no me preocupe por la oficina, que allí todo sigue igual. Pero la verdad es que no me preocupa ni me ha preocupado en ningún momento. Desde los primeros minutos en los que me di cuenta que me estaba pasando, que se estaba repitiendo la historia de hace tres años, me pasaron muchas cosas y personas por la cabeza. Pero en ningún caso, me preocupó nada de lo que se quedaba en la oficina.
Supongo que cuando todo va bien, tus prioridades es aquel trozo de código que no sale, el haber llegado tarde a coger el metro, el no llegar a la operación bikini. Pero chas, te pasa algo grabe, y las cosas en las que piensas nada tienen que ver con las del día a día. Quizá todos nos deberíamos de poner malos de tanto en tanto. Ahora mi prioridad es "Como conocí a vuestra madre"



Dios no lo quiera, gorda- Barney Stinson

No hay comentarios: