La pesada de rojo

Hola,

El viernes los chicos de La oreja de Van Gogh pasaban por Barcelona a firmar discos, y para allí que nos fuimos mi hermana y yo. Por cierto que uno de mis regalos de cumpleaños es su nuevo disco, el cual en unas horas ya lo habré escuchado un millón de veces, porque aún estoy indeciso si me gusta mucho o muchísimo. Y con el cd debajo el brazo me fui a verlos, a ver si por aquellas casualidades no había demasiada gente para que me lo firmaran. Una vez allí una cola que subía unas cuatro plantas por las escaleras del Corte Inglés me hizo desistir. Os lo he contado muchas veces, mi nivel de fanatismo siempre es relativo, no me voy a morir porque Leire (la cantante del grupo) me de un par de besos, o pueda o no estrechar las manos de Alvaro, Xabi, Haritz o Pablo.
Así que cogimos una buena posición para poderles ver y un ratillo mas tarde, cual familia que va de compras, aparecían por las escaleras mecánicas, y tras el asombro de la gente de "¿son ellos, no?" pues el griterío que les acompaña. Durante toda la firma se mostraron cercanos, amables, conversadores,.... con todos los que nerviosos se acercaban a pedirles una firma y una foto. Diréis que es parte de su trabajo. Puede, pero su actitud se veía muy "normal", lejos del divinismo de un grupo que vende lo que quiere y mas.
Pero este post se titula la pesada de rojo, y hace referencia a la mujer que aparece en la esquina de la foto. No es casual que aparezca ahí, ya que aparece en todas las fotos que hicimos ese día mi hermana y yo, y sin miedo a exagerar en el 90% de las fotos que los fans hicieron ese día a los chicos de la banda. Quede dicho por delante que a esta señora no la conozco y seguramente es una bellísima persona e hizo en todo momento su trabajo, pero todo el divinismo y arrogancia que los chicos de la banda no tienen a ella le sobraba. Corría de aquí para allá, no dejaba hacer mas de un par de fotos, no dejaba que la gente se parara demasiado tiempo a charlar con la banda, te echaba si creía que llevabas demasiado allí, ponía malas caras si llevaban mas de un disco para firmar, incluso intento echar un par de veces a la chica, supongo del Corte Inglés, que muy amablemente cogía tu cámara y te hacía una foto con la banda si ibas solo y no tenias como hacer la foto. Hay trabajos ingratos, lo entiendo, pero esta mujer disfrutaba con él. Lástima, para ella, que el carisma de la banda hará que nadie la recuerde... bueno, hasta que revisen sus fotos y vean a la pesada de rojo.

No hay comentarios: