Alegrías y penas

Hola,

No se si es de tontos alegrarse de alegrías ajenas, que por muy amigos tuyos que sean, a ti ni te van ni te vienen. Una alegría que lo único que te proporciona es un amigo feliz con el que hablar.
Por aquellas cosas del destino, si es que existe, me ha traído esta semana varias noticias parecidas y opuestas. Alguna mala al menos para los implicados, o quizá no, quizá solo es un romper con algo para dar un paso adelante. Y las otras eran buenas, también solo para los implicados, y que parecen que si son un nuevo paso adelante.
Me he dado cuenta que con las malas noticias, aunque lo sienta por los que pasan por el mal trago, no empeoran mi día, en cambio las buenas noticias me han hecho feliz. Así que si la primera premisa es cierta, ahora mismo soy el mayor tonto de esta zona.

2 comentarios:

ohdiosa dijo...

No creo que seas tonto por alegrarte por la felicidad de los que te rodean. Al contrario!!

Renata Almeida dijo...

Jordi! Un beso. Y con esto, lo sabes, te digo mucho(poco) :)
Gracias!