Invisible para los ojos

Hola,

Si os hablan de un niño rubio que vive en un planeta pequeñito, que tiene tres volcanes que le llegan a la rodilla, uno de ellos extinguido, pero que lo deshollina igual que los demás, nunca se sabe. Plantea en el que solo hay una flor, con cuatro espinas, a la cual cuida con mucho amor. De rosas, lobos y serpientes que hablan, entonces os están hablando del Principito.
Durante estos días he estado leyendo "El principito" de Antoine De Saint - Exupéry. En parte porque me me hablaban muy bien de él, sobretodo Bea, creo que los dos son de planetas similares. En parte porque estaba en medio de los mil libros en formato electrónico que me dejó Ferran. En parte porque era cortito y podía probar como se lee un libro en el móvil.
El libro esta a la altura de su fama. Puedes leerlo rápido y es un bonito cuento, o puedes pararte a pensar cada una de las cosas que cuenta y verás que esconden verdades profundas. Yo me he quedado con una frase que de escondida no tiene nada, es muy directa.


He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.

1 comentario:

Renata Almeida dijo...

Perdona!?!?!? Solo ahora has leydo el Principito?!?!? Ains...
Bueno...has elegido la mejor frase del libro!
Besos Jordi!