El fin de las vacaciones

Hola,

Lo que llevo repitiendo estas últimas horas es estoy cansado, pero feliz. Han sido unos quince días reparadores, después de pelearme con tanto dragón.
La primera semana, la pasé en la ciudad. Llevando a Leyre a parques acuáticos, o yendo a visitar un museo sobre el Titanic, o con Bea a ver el museo Dalí a Figueres o a ver el "Caballero oscuro".
La segunda semana la he pasado en la Costa brava. Os he ido dejando día a día fotos de los lugares que visitábamos (Las he actualizado tal como yo deseaba que las vierais pero las aplicaciones para el móvil dan para lo que dan). Sobretodo playas, ya que es lo que mas hemos visitado. Los que hayáis oído las terribles noticias del incendio de esta semana en la parte de Girona, lo que no sabréis es que nosotros estábamos allá al lado. Que por suerte decidimos irnos justo antes de que el caos tomara todas las carreteras del norte de Cataluña, pero nadie te quita el miedo de ir conduciendo en dirección Figueres, que era nuestra única salida, mientras la radio te dice que el fuego esta llegando a Figueres. Y al llegar ver el cielo rojo sobre el perfil de la ciudad y un nube negra que lo cubría todo hasta Sant Antoni de Calonge de la que llovía ceniza.
Pasado el susto del primer día, porque esto fue el primer día, el resto fueron playas de arenas cálidas. Aguas muy frías y transparentes en las que te podrías quedar a vivir. Los primeros días mucho viento molestoso de Tramontana, que además avivó y extendió el fuego, pero a partir de media semana había desaparecido. Tranquilos, por contra de lo que dice la sabiduría popular, la Tramontana no me ha vuelto loco.
He dormido todos los días con Leyre, con un ojo medio abierto vigilando que no se cayera de su cama. Y he descubierto que es un trasto de niña, que te puede volver loco, pero adorable sin fin.
Y como podéis ver en esta foto junto a los Blues brothers, he cogido color. Y lo que no podéis ver, vuelvo con las pilas cargadas. Quizá el estrés acabe un poco con mi cuerpo descansado, pero mi cabeza vuelve al 100%. ayer volví y mañana de nuevo al trabajo, dadme unos días para ponerme al día de vuestros blogs.

Me sorprende que muchos confundierais la ciudad de Girona con alguna ciudad italiana, nunca lo había pensado. Las coloridas macetas son de la Bisbal, ciudad famosa por sus cerámicas. Tienen de todo y bonito. Lástima no tener casa y dinero para decorarla con estas cosas. Y sí, los feos pies son los míos descansados y tomando el sol.




Ladies and gentlemen the bluuuuuues brothers

A photo posted by Jordi Gil Ximénez (@tr3stigres) on

3 comentarios:

hotel con encanto costa brava dijo...

Hola!

Me ha hecho gracia el post, veo que has estado entretenido. Yo este verano he ido a la Costa Brava y la verdad es que me ha gustado mucho por sus playas y calas y por el ambiente en general. ¿En qué parte has estado? A mi me gusta mucho Calella de Palafrugell, además si vas alguna vez te recomiendo el Hotel Garbí, nosotros siempre vamos y nos gusta mucho.

Saludos!
Pilar

Renata Almeida dijo...

Muy buenas fotos de las playas (en una semanita me toca a miiii) y muy buena foto del post! Viva las vacaciones!!!

Silver's Moon dijo...

Bueno pues se te lee contento y feliz, se nota que te sentaron bien esas vacaciones. Además estás reguapo tan moreno :)
Besitos