Elegir el mal menor

Hola,

Seguramente en pocos días me habré derretido como un helado. Y como las vacaciones se me han acabado, pues no hay ni playa, ni pantalones cortos, ni helados. Durante las noches estamos llegando a los 28 grados, que con la concentración de humedad hace que tengas una sensación de treinta y muchos.
Así que a la hora de ir a dormir, si no tienes aire acondicionado como me pasa a mi, lo mejor es estar lo mas cerca de un ventilador o de una ventana. Mi problema son mis ventanas, ya que no se de donde salen, pero si las abro me entran abejas.
Así que tengo un gran dilema, morir de calor o llenarme la casa de abejas. Esta noche han ganado las abejas y al despertar me he encontrado una muerta a los pies de la cama. A saber si no hay alguna mas escondida. Cualquier mañana o despierto empapado en sudor, o lleno de picadas de abejas, pero hay que elegir el mal menor.

No hay comentarios: