La fórmula

8/11/2012

Hola,


Si como yo viajáis en metro habitualmente y si como yo esta semana no tenéis nada que leer durante el trayecto, siempre te entretienes mirando a la gente. Gracias al calor y la ropa veraniega, a parte de piernas, dedos de los pies al freso, tangas y ropa interior varia, lo que salen a relucir son los tatuajes de la gente.
Esta semana he visto uno de los mas curiosos que jamas me he encontrado. Ya supongo que el trago de los padres cuando tu niña adolescente te dice que quiere un tatuaje no es fácil. Una vez superado el momento de tatuaje si, tatuaje no, llega el cual. La madre se imagina calaveras o un santo cristo por toda la espalda de la niña. El padre espera que no sea el nombre de ningún chico. Pues no se imaginar la cara que se les debió quedar a los padres de la chica que me crucé el otro día, cuando debió decirles. Quiero el tatuaje del dibujo de una molécula.
Mis conocimientos de química son malos, siempre fue una asignatura a la que no paré ninguna atención, en vista de su nula utilidad en mi vida, fuera la que fuera. Así que no identifiqué la molécula, pero bien podría ser esta, la que lucía en la espalda una quinceañera cualquiera. Vivir para ver.

Te podría gustar

1 comentaris

  1. Yo tengo que confesar que también me he planteado alguna vez un tatoo de temática química ... si es que somos unos frikazos de lo nuestro xDD

    Pero yo soy una cobardica :)

    ResponderEliminar

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!