Me he vuelto un señor

Hola,


Hoy me han dicho algo que me ha hecho recordar una anécdota que leí una vez a Pérez-Reverte. El escritor contaba que una de las cosas que le sorprendió al entrar a formar parte de la Real Academia de la Lengua, es que a sus miembros les tenían asignado un colgador para su abrigo, su paraguas y demás cosas. Te los conceden por orden de entrada. Así que cuando algún miembro fallece, todos aquellos que tienen su colgador mas atrás, avanzan una posición. Y claro, con el paso del tiempo ves como cada vez te acercas mas al primer colgador.
En la vida cotidiana pasa algo parecido. De pequeño te llaman bebe, y tu sonríes enseñando todas tus encías e incluso sacas la lengua feliz. Pasan unos años y al llamarte de bebe dices aquello de - ¡Eh! ¡¡Que ya no soy un bebe!!. ¡¡Soy un niño grande!!. Pasan los años y llega el momento en el que te dicen que eres un niño y tu dices - ¡¡No me llames niño!! que ya tomo mis decisiones. Aunque en este caso hay padres, que aunque tu tengas ochenta años siguen viéndote como un niño. Sigue pasando el tiempo y un buen día oyes la voz de ese niño que te dice - ¡¡Señor pásenos la pelota!! - Miras a derecha y a izquierda y allí estas solo tu. Y les tiras la pelota, mientras entre la sonrisa de dientes apretados de tu cara dices - Será cabrón el niño llamándome a mi señor.
Pues hoy en medio de una discusión futbolística, otro señor me ha señalado directamente con su dedo y ha afirmado - Ese señor tiene razón ha pitado saque de puerta. Lo importante no es que yo tuviera razón o no, sino que he llegado al punto que soy un señor para los señores. ¿Ya puedo plantearme la crisis de los cuarenta o espero a cumplirlos? Y volviendo a los percheros, aunque aún falta mucho, ves que solo esta por llegar aquello de - ¡¡Abuelo siéntese en mi asiento!! - Y tu mientras le maldices por dentro le dices aquello - No, tranquilo que me bajo en la próxima parada. Ya lo decía la canción "Help!" de los Beatles "Cuando yo era joven mas joven de lo que soy hoy..." ¡¡¡aish!!!, nos hacemos mayores.

No hay comentarios: