Esfuerzo

Hola,

Son infinitos los ejemplos que pudieran aducirse. Grandes especialistas de la neurología dedicaron muchos esfuerzos a explicar por qué el hijo de Pablo Picasso no llegó a ninguna parte, a pesar de la fama y el renombre indiscutido de su padre. Resulta que como iban a demostrar Bill Gates y otros famosos años más tarde antes de inventar florituras o sorpresas descabelladas era absolutamente preciso dominar una profesión a base de mucho trabajo. Era ese «mucho trabajo» lo que le faltaba al hijo de Picasso para triunfar y lo que le sobrara a este último.


Este texto lo leí el otro día en el blog de Eduard Punset, en un post llamado Señalar con el dedo. Punset señala lo evidente, el tener cualidades no basta. Hay que trabajar mucho. Así que mejor que ese trabajo sea lago que te guste, sino estas jodido.

No hay comentarios: