El tiempo no se compra

Hola,

Leyre cerca del agua, nada bueno puede pasar. Inquieta, movida, terremoto, traviesa,... son los adjetivos que cualquiera que la conozca un poco te contará de ella. Cuando ve algo que le atrae, se queda quieta mirando, aprendiendo, memorizando y no tardará en reproducirlo. Sea montar un puzzle, los números, como tirarse de cabeza por el tobogán. Y mañana, tres años.



No hay comentarios: