Habemus papam Francescum

Hola,

Habemus papam desde hace un rato. Un tipo argentino, con pinta de ser majo, que quieras que no Ratzinger.... eso si, ahora quien los va aguantar, a los argentinos digo. Ya decían tener a Dios, fuera Maradona, Calamaro o Messi, y ahora encima tienen a su representante en la Tierra. Y siendo argentino, por favor, ténganme cerca el poderle cortar el micrófono, un argentino, un micro y millones de personas escuchándolo, esto solo lo supera Fidel.
No soy muy de Papas, ni de iglesias, pero me han criado donde me han criado y este evento es algo importante, lo mires por donde lo mires. El buen hombre se llama Jorge Mario Bergoglio y ha adoptado el nombre de Francescum, Francisco para los amigos. Amigos que ya le han redactado su biografia en la Wikipedia. Esto es la vida 2.0. Con un nombre tan de casa, los españolitos no tardaremos en llamarle, el Papa Paco, el Papa Fran, el Papa Cisco, Papa Curro,... y sacaremos algún chiste o chascarrillo al respecto. Pero ya solo con unas horas, donde hemos podido la mayor cantidad de duetos televisivos un corresponsal con un cura, no cesan de ponerle el 1 detrás de lo de Francisco. No hubo un Rocky I, un Terminator I, ni un Padrino I, ¿los primeros en una lista sucesoria se numeran? Yo diría que no. ¿Y si no hay un segundo?
No soy muy de iglesias como he dicho, pero a mi me fascina ver toda la liturgia, esa sala con esos frescos impresionantes donde se reúnen, esa imagen icónica de todo un vaticano llena de gente vestida de rojo (a mi me recuerdan a la guardia carmesí de Darth Vader, pero eso es otra cosa), esos juramentos, eso de tener unas ropas y zapatos preparados especialmente para el nuevo elegido, el anillo, la rotura del anterior o esa chimenea. Cuanta gente mirando una chimenea. El ver por una vez que los periodistas cambian el chip, se dejan de las desgracias habituales y se centran en algo diferente e importante. Que al segundo de ser elegido el Papa te cuentan su vida, pelo a pelo, todo contrastado, confirmado y sin necesidad de gente que habla de segundas, de fuentes basadas en chismorreos o directamente mentiras. Lo que no entiendo es esa manía de remarcar tanto las palabras en latín del evento. Los preferidos les llaman preferetti (no se si es latín o italiano). Extra omnes. Habemus papam. En el Vaticano, latín, eso me enseñaron. Bueno, pues ahora que tenemos dos papas, a ver como la profecía de los mayas y si se va todo a tomar viento o no, por cierto el que se ha equivocado es San Malaquías, ya que este no se ha llamado Pedro.  Las profecías ya tienen estas cosas de no acertar, si no es a toro pasado.

No hay comentarios: