Noche en vela

Hola,

Hoy os toca leer otra historia vecinal, que la podéis unir a la quema de containers, farras de jovenzuelos y a los ruidos de mi vecinita cuando tenía noviete, e intentar resolver esa duda universal ¿por qué todo siempre pasa de noche?
Cuando alguno de estos eventos sucede, me suele pillar durmiendo, es una mala manía que tengo de noche, dormir. Cuando me cortan el sueño me levanto cual zombi y tardo eones de tiempo en situarme. Esto mismo ha pasado de nuevo esta noche. Una música muy alta medio me despierta y primero pienso que es un coche. Vivo en un entresuelo, por lo que mis ventanas son dobles, así que he pensado (soñado) que sus altavoces petaban mucho. Mas tarde seguía la música y se oían voces. Y todo lo ha aclarado el ruido de las puertas del local de abajo, justo debajo de mi cama.
Eran los tipos del almacén de abajo, se dedican a la reparación de edificios, fachadas y esas cosas. Eran como entre las cuatro y las cinco de la mañana y han decidido montarse una fiesta. ¿Como debe ser la vida en su pueblo para pensar que el montar una fiesta con música a todo trapo a las tantas de la madrugada es cívico? La cosa ha terminado después de un buen rato esperando en mi ventana he visto aparecer a uno de los fiesteros, tajado perdido, le he dicho que si me dejaban dormir "o ke ase" y me han dejado. Esperemos que esta noche no repitamos, que sea algo puntual, ya que en los años que llevan con el local debajo de mi casa han sido ejemplares vecinos, y no acabar como la canción de Sabina "Mucha, mucha policía…"

No hay comentarios: