Si hay un cielo de perros

Hola,

Estrellita era un chucho. No en un sentido peyorativo sino en el mas cariñoso que se le puede dar a un perro, mezcla de razas diversas. Era la perra de mi abuela, ella cuenta que tenía 17 años, aunque yo tengo alguna foto de ella del 1995. Así que era toda una abuela distinguida si contamos aquello de cada año son como siete para los canes. Tampoco era el animal mas listo del mundo, asustadiza y últimamente gruñona.
¿Entonces que hacía de este un perro tan querido? pues desde el primer momento, y hasta el último, fue la amiga inseparable de mi abuela, mas bien su última hija. Sus cinco hijos y la Estrellita. Si estaba una, estaba la otra y la otra no iba a ninguna parte donde no quisieran a su Estrellita. Si tenía que ausentarse por mucho rato le decía siempre aquello de "voy al médico". Una especie de código entre las dos de "no me esperes despierta". Sin olvidar dejarle la tele encendida, decía que la miraba mientras ella no estaba en casa. Por cierto que hubo quien quiso llamarla Chispita, pero no la idea no caló. Estrella o Estrellita. Últimamente ya estaba muy enferma, la llevaba de un veterinario a otro y cada uno le decía una cosa diferente, y todas las soluciones eran para ir pasando hasta que llegara su hora. Después de pasarlo mal durante estas semanas finalmente hoy la han dormido. Como ya he dicho si hay un cielo de perros hoy tienen una perrita mas corriendo con ellos y a nosotros nos falta uno de la familia.




Aquí una foto de sus tiempos de juventud