No es necesario un día soleado

Hola,

No es necesario un día soleado. Una gran nube cubría toda la playa de punta a punta. Los colores son los que llaman colores fríos, casi todos los tonos del azul. Solo roto por amarillos cuando el sol consigue colarse por un agujero, dando un toque celestial a la estampa.
Lo único frío es el mar, pero el agua esta en calma y las olas rompían lenta y cadenciosamente contra la arena. El mal día hace que la playa este medio vacía y casi no hay mas ruido que el de unas niñas hablando en francés a lo lejos y el de la espuma del mar al romper las olas.
Los barcos de pesca vuelven a puerto perseguidos por decenas de gaviotas. Leyre me dice "Tete ven al agua". Le respondo que no, que esta fría. Ella me dice que no, yo digo que sí. Que no, que sí. Que no, que sí está fría. Que no... No es necesario un día soleado para un gran día de playa.

No hay comentarios: