El futuro y las enfermedades.

Hola,

Me he enganchado a un programa presentado/producido por James Woods, llamado "Bienvenido al futuro" .No os diré que no, James Woods acojona hasta cuando te habla de cosas buenas. El programa se centra en hablar de como serán las cosas en un futuro, que a mi se me antoja lejano aunque digan que no. Un día hablan robots, otro vehículos y ayer hablaban de salud. Contaban muchas cosas, pero entre ellas hablaron de crear unos nanorobots (miles de robots que juntos no serán mas grandes que un grano de arroz), que se inocularan a los humanos al nacer, como ahora puede ser la vacuna de la polio por ejemplo. Atacarán a los viruses, dicen que incluso podrían curar las alergias, lo que en mi caso sería una pasada. Aunque si hago caso a mi amiga Bea las alergias se curan con cariño, lo dudo, pero es una bonita idea.
En cuanto a los nanorobots lo interesante viene cuando un día acudes a hacerte una revisión de tu salud, te detectan cáncer, los encargados activan ciertos programas, instrucciones, o lo que sea, de tus nanorobots y estos se encargan de eliminarte el cáncer. A esto añadirle que también prevén que a partir de tus células, y con algo parecido a una impresora 3D, podrán replicar cualquiera de tus órganos en cuestión de horas, y será abrir, extirpar y ponerte el nuevo órgano que no deja de ser tuyo. Así que si los nanorobots no pueden acabar con el cáncer, siempre te puedes reponer los órganos afectados.
También hay su lado malo, sobretodo aquí, marca España y toda esa mandanga. Un robot se progama y aquí nuestro software sería pirata, de la misma página de la que nos descargamos las pelis porno, así un día te curarán una otitis y al siguiente te provocarán una subida del azucar.
Hoy es el día mundial de la lucha contra el cáncer, y toda esa tecnología sería fantástica si fuera real, pero no lo es. Así que tendremos que esperar que un genio genial encuentre algo que mejore lo que ahora tenemos. Las malditas estadísticas dicen que ahora curamos el 50% de los casos de cáncer, pero también dicen que hay mas casos, o quizá es que detectamos mas casos, antes te morías y no sabían de que. De "un mal lleig" (un mal feo) que decían aquí las abuelas cuando alguien se moría sin saber de que.
De lo que no hablan tampoco los malditos números es de los miedos, del sufrimiento de los familiares, de los malos ratos pasados, el ver que algo se descontrola y que no esta en tus manos la solución, solo confiar que el médico, seguramente el mejor, haya dormido bien aquella noche y tenga un buen día.
Mientras llega la cura, seguiremos soñando con el futuro del que habla el señor Woods.

No hay comentarios: