Nervios siempre

Hola,

Mi sobrina Míriam se pasa la mayoría del tiempo durmiendo, cuando no llora porque tiene hambre, bebe del biberón para calmar el hambre, balbucea, te mira y se ríe,... y poco mas. No recordamos nada de los primeros años de nuestra vida, en los que aprendemos casi todo lo vital, pero viéndola a ella parece feliz, sin preocupaciones.
Doy por hecho que yo era también así, ¿entonces en que punto perdí toda esa buena vida? Hoy he tenido que realizar unos cambios importantes en el trabajo, pero que son rutinarios, o mas bien uno ha hecho tantas veces estas cosas que aunque complicadas podría llamarlas rutina. Me pongo, sigo el guión, siempre aparecen problemas e imprevistos, que solucionó con más o menos elegancia y a otra cosa. Pues la noche anterior me cuesta dormir. De pequeño jugaba a fútbol, y ahora no voy a decir que fuera el mejor portero del universo, pero también me pasaba la noche sin dormir y por la mañana, en el partido, solucionaba la papeleta con más o menos elegancia. No recuerdo que nunca encajara una goleada, pero si el partido se perdía pues te enfadabas y a otra cosa.
Alguna que otra hostia grande me he dado, pero como ya he repetido, siempre suelo salirme con más o menos elegancia, y aún así, aún sabiéndolo, no puedo evitar el estrés. Como diría el sabio Punset, yo no corro cuando me persigue un mamut lanudo. Empiezo a correr cuando creo que puede aparecer, sigo corriendo cuando me persigue y no dejo de hacerlo, por si acaso, cuando ya hace un rato que no está detrás mio. Me temo que llegados a este punto, 19 para los 40, ya no tengo manera de evitarlo. Que ya no puedo ser de nuevo como Míriam.

No hay comentarios: