Fe sin razón

Hola,

Tengo un familiar al que están tratando de leucemia. Ahora hace una semana la cosa se complico, por efectos colaterales, y en pocas horas estaba en la UVI con los médicos dándole pocas horas de vida. Una semana mas tarde sigue mal pero mucho mejor, y de momento parece que se ha alejado la peor de las situaciones.
Yo creo que existe eso a lo que todo el mundo llama Dios, aunque sea simplemente porque nadie me ha demostrado su no existencia. Mi visión de Dios es mucho mas complicada que esta afirmación y seguramente no se parece a ninguna de las versiones oficiales, pero eso queda para mi o para escribir un libro de filosofía.
Buena parte de mi familia si cree en esa visión mas clásica de Dios, y tras la agradable recuperación del enfermo, al primero al que empezaron a dar gracias fue a Él. Ni una palabra de la medicina, los médicos, o las maltrechas defensas del afectado, que como suelen se empeñan en sobrevivir a toda costa. Se me ocurrió preguntar, si los médicos no habían tenido nada que ver, la respuesta fue que Dios les había guiado en que medicamentos había que recetar y que tratamiento debían seguir.
Recordé entonces una frase que se dice en la serie Doctor Who. Frikismos a parte dice "El universo es muy grande y a veces, muy raras veces, las cosas imposibles suceden, a eso lo llamamos milagros". Quizá mi familia sepan muchos mas de medicina que yo, pero yo se tan poco, me parece un tema tan tan complejo, tan difícil tomar decisiones sobre vidas humanas, tan poca la información que te dan los médicos, que yo apuesto mas a una correcta y acertada sucesión de medicamentos y tratamientos, mas los años de estudio, los que han provocado la mejora. Me parecería un Dios muy pequeño y contrario a las leyes del libre albedrío, que en cuestiones de estas, se dedicara a guiar a los médicos. Y el día que muera, porque todos lo haremos en algún momento, entonces entonan aquello de "era su hora". Me parece que es una visión de Dios que juega siempre con ventaja. Pase lo que pase, siempre es decisión suya. La banca siempre gana.


Me alegro de la mejora, y si ha sido cosa de Dios, gracias infinitas. En cambio yo seguiré pensando que el conjunto de decisiones, y circunstancias que se produjeron durante las horas mas críticas han hecho que el enfermo mejore y no empeore. Que han sucedido tal cantidad de cosas, muchas de ellas fuera del alcance de mis cortas entendederas, que han provocado una reacción positiva del cuerpo. Y me alegro que parte de mi familia tenga fe, ¿qué sería del hombre sin fe?, pero una fe ciega sin cuestionarse nada, me parece peligroso.

No hay comentarios: