Hora de cambiar al jefe

Hola,

En este 2015 vamos a votar en las elecciones Generales (para gobernar España), las Municipales (tu ciudad) y a las autonómicas (la Generalitat en el caso de Cataluña). Así que ha empezado el tiempo de escuchar mentiras y decidir si queremos cambiar o seguir igual.
Me importa un bledo a quien decidas votar, pero la sensación general es que la cosa no funciona. Aquello que implantaron durante la transición y los primeros años de democracia funcionó muy bien, pero ya no lo hace, así que siendo un país que tiene la suerte de tener mas de dos partidos políticos hacedme el favor de votar por alguno que no haya estado en el poder en los últimos cuarenta años.
¿Qué me hace pensar que la cosa ha dejado de funcionar? Debemos una cantidad tan grande de dinero a otros países , y a lo que no son países, que no puedo ni imaginar. El pueblo llano no hemos dejado a deber nada, pero si votamos y les dimos el permiso para hacerlo, a los que nos han endeudado. Quizá era lo que había que hacer, o quizá no, las cuestiones económicas se me escapan, pero la verdad es que la deuda existe y dicen que a duras penas generamos beneficio para pagar los intereses.
Para tener ese dinero habría que ganarlo, y para ganarlo habría que fabricar cosas y venderlas. En cambio España se ha convertido en un país donde lo que se ingresa es por servicios, o sea, trabajamos sirviendo a terceros, pero como todos los países a los que podríamos servir están, en mayor o menor medida, inmersos en la crisis económica, no vienen a gastarse aquí su dinero, con lo que no ingresamos nada. Otro punto en el que no están teniendo en cuenta y nos daremos de bruces con ello, es con la revolución robótica. Cada vez hay y habrán mas máquinas haciendo tareas, y cada vez necesitaremos menos personas para llevarlas a cabo. Y un punto mas también ignorado es que gracias a que cada vez es mas fácil viajar, cada vez tenemos mas gente que llega a nuestro país buscando trabajo. Quizá la robotización nos haría producir mas y ganar mas dinero para poder pagar antes la deuda. Quizá la solución sería poner a trabajar a todos los inmigrantes que llegan. Pero al final igualmente el fallo es el mismo, no tenemos empresas que produzcan nada. Así que o hay una revolución en la manera del pensar laboral o el paro aumentará en las próximas décadas.
El que cada vez haya mas gente pobre es otra de las cosas que no funcionan. Buena parte de la culpa es de la mala planificación de donde la gente iba a ganar el dinero para vivir. Nos educan rápido, mal y para servir. Todos hemos oído eso de que el españolito no habla suficientemente bien inglés, la mentira que no nos explican es que desean que lo hables bien, no para entender los libros científicos del último año de ingeniería, sino para atender a los guiris borrachos en las discotecas de Magaluf. Pero un cambio en lo educativo supone dos cosas que los que han mandado últimamente no quieren hacer. La primera es dedicarle mas dinero, y pagar algo menos a los que debemos, pero como con estos el chanchullo está al orden del día primero los amiguetes, luego el pueblo. La segunda es que el fruto quizá se notaría al cabo de una década, y el presidente de turno piensa que en cuatro años a él ya todo le dará igual. Vamos a poner que arreglamos el tema educación para que nuestro hijos el día de mañana puedan estar bien, pero nos quedan los necesitados del día a día.
Estos últimos años es mas que evidente que con la excusa de la crisis se han ido recortando derechos a los que menos tienen. La vivienda por ejemplo, desahuciamos a gente porque no puede pagar, mientras tenemos millones de pisos llenos de aire y pagamos millones de euros por el dinero que debemos. Nos volcamos mas por los pocos que mas tienen que por los muchos que tienen poco. Tenemos gente que empieza a estar en el umbral de la pobreza, con cargas familiares, y todos de acuerdo que es culpa de la crisis, bien, perfecto. Entonces enchufas la tele y nos hemos gastado no se cuantos millones en un desfile militar, en viajes de estado, en que sus señorías viajen en primera clase y se alojen en hoteles de cinco estrellas o en pagar a bancos que los jueces han demostrado que nos han robado.
Un pequeño inciso en las libertades de expresión, aunque esto es cosa de las derecha española mas rancia. Esa que se pone en primera fila de la manifestación por la libertad de expresión en París, pero acaba de promulgar en España una ley por la que protestar te lleva a la cárcel. Pobres, cabreados y encima te tienes que callar.
Hay miles de casos y cosas mas que podría contar que no funcionan y deberían, pero tampoco es cuestión de alargarme escribiendo cuando habéis pillado la idea.
Ahora vamos a tener un año de mentiras y muy bien elaboradas. El paro ha bajado dirán, pero no dirán que hay mas de cinco millones de parados y que a los mas pobres que ya ni se apuntan en el paro no los cuentan, o que los que trabajan es por un par de meses y mal pagados. Ni contarán cuantos de estos pasan hambre o necesitan la atención de asociaciones como Caritas. España crece económicamente y Alemania no, pero no te cuentan que España está tan tan tan abajo que solo puede crecer, y Alemania está tan tan tan arriba que ya no puede crecer mas, ni tampoco nos dirán que lo que hemos crecido se lo daremos a Alemania en concepto de pago de la deuda con ellos. Implantarán el miedo al cambio, no a los nuevos partidos como Podemos, no a la independencia de nadie. Nos dirán que los que quieren cambiar el sistema, que se quieren cargar la educación y la sanidad. Quieren cambiar el sistema, sí, mantener lo que funciona pero para que se acaben la corrupción, las estafas, los chanchullos... e intentar favorecer lo mas posible al pueblo.
La cosa está complicada y no hay ninguna solución fácil. Leed mucho, escuchad muchas opiniones y pensad muy bien a quien vais a votar, o lo que supondrá si cometéis la estupidez de no hacerlo. No os creáis tampoco a nadie que venda que tiene la solución mágica de nada. La cosa esta mal, si no cambiamos, y eso incluye un cambio de los que llevan el poder, las cosas seguirán igual de mal, porque nos lo dicen claramente, queremos estabilidad que nada cambie. Si cambiamos, quizá nos metamos un tortazo de dimensiones incalculables, o mejoraremos la situación actual, pero no seguiremos igual. Ha llegado la hora de cambiar al jefe.

No hay comentarios: