Calvin quiere que nieve

Hola,

Calvin quiere que nieve, pero yo no lo tengo tan claro, a no ser que pueda ver nevar quedandome calentito en casa, con un chocolate y churros. ¡Que alguien traiga churros!
 Eso sí, Calvin no sería Calvin, sin nieve o sin su tigre.



-Si yo estuviera al cargo, no se vería hierba entre octubre y mayo.
-A la de tres, ¿preparado? Uno... dos... ¡tres!
-¡Nieve!
-¡He dicho nieve!¡Vamos!¡Nieve!
-¡Nieve!
- De acuerdo entonces, ¡no nieves!. ¡Mira lo que me importa! ¡Me gusta este tiempo!¡Vamos a tenerlo para siempre!
- ¡Por favor nieve! ¿¿Por favor?? ¡Solo un pie! ¡De acuerdo, ocho pulgadas!¡Eso es todo!¡Vamos!¡Seis pulgadas al menos! ¿Que hay de solo seis?
-Estoy esperaaaaaaando!
-¿Quieres que me vuelva ateo?

No hay comentarios: