Divagando sobre montañas rusas

Hola,

Si voy a trabajar cada día y hago mi trabajo, ¿por qué no cobro? Sí, está eso del concurso de acreedores y que la empresa debe dinero hasta al apuntador, pero el dinero entra y se compran cosas para poder continuar, pero yo no cobro. Esto es lo que pensamos, y maldecimos, todos los que estamos en una situación similar.
En mi caso en concreto soy una hormiguita, y como la hormiguita del cuento he conseguido tener comida para el invierno. Pero hasta la comida de la reserva se agota. Hormiga o cigarra, todo el mundo tarde o temprano necesita comer, la comida se compra con dinero, que ganas trabajando, pero no nos pagan. Así que ¿qué toca?¿pasar hambre? Búscate otro curro, te dicen. Como si fuera fácil.
A parte de hormiguita, tengo una triste vida de soltero, sin niños, ni pareja, ni monto juegas salvajes, ni malgasto, vamos, lo que es una vida aburrida que en este caso es una caso es una ventaja. La misma situación con niños, pareja, sueldo mas bajo, sería para pillar una depresión y no levantarse de la cama, pero ni para eso sirvo.
Da miedo, como la bajada grande de una montaña rusa. Todo tiembla, todo traquetea, pero confias que el ingeniero  no se equivocara en sus cálculos y que el de mantenimiento haya apretado bien las tuercas, que no esté entre los que no cobran, pero en definitiva da igual, porque el coche ya esta de bajada y no se puede parar.

No hay comentarios: