Estúpidos en la era digital

Hola,

La estupidez humana es infinita, o al menos así lo presentía alguien como Einstein. Si visitáis algún marcador de tendencia de las redes sociales, durante estos últimos días habréis leído o visto algo sobre la estupidez del Charlie, Charlie challenge. Y aclaro que lo que me parece estúpido no es el challenge en si, sino los que lo llevan a cabo. Y seguir a estos estúpidos es fácil, con hastag en Twitter, vídeos en Youtube,... incluso la red multiplica la legión de estúpidos.
El Charlie, Charlie no deja de ser una ouija simple, con un papel, unos lápices y cuatro opciones, sí, no, sí, no, y a contactar con los espíritus. Una ouija a su nivel mas original, por si alguien no se ha percatado, o no lo sabe, ouija es la unión de las palabras francesas y alemanas para decir sí (oui + ja).
Como recalco, la estupidez no esta en hacer una ouija, sino en los estúpidos que la hacen sin tener en cuenta las consecuencias. No os hablo de ninguna película de miedo, o tal vez sí, ni espero que seáis seguidores de las teorías del señor Iker Jiménez, ni que creáis en el mas allá o mas acá. Simplemente a la que te informas un poco, o simplemente escuchas las historias que se cuentan al respecto, te das cuenta que en la mayoría de casos de práctica de la ouija acaban mal. Da igual la razón que creas que lo provoca todo, objetivamente ves que acaban mal.
En otras cosas no, pero esta si coincido con la teoría que mas veces deja entrever el señor Jiménez. Olvidaros de fantasmas, de fuerzas extrañas, de seres malignos, ni hablo de meigas, ni de religión. No se como, ni porque, pero parece como que el simple hecho del tablero, o la posibilidad de poder contactar con algo mas, libera en nuestro cerebro multitud de miedos que teníamos bloqueados, y no hay nada peor que un estúpido asustado. No se si alguna vez el hombre estuvo preparado, pero el hombre actual no está preparado para controlar esos miedos, y lo pagamos.
Resumiendo, no hagáis el estúpido.

No hay comentarios: