¿Dónde estamos?

Hola,

¿Dónde estamos? Pues no parece que mucho mas lejos de donde estábamos. Han necesitado siete meses para que le Tribunal Constitucional, para que con un juego de palabras declare inconstitucional la organización de la consulta del pasado 9 de Noviembre. Siete meses después de haberla hecho, el tribunal nos dice que esa consulta popular, no la podremos hacer porque va contra el espíritu de la Constitución. No me he equivocado con los tiempos verbales, no podremos hacer (futuro) lo que ya hicimos (pasado) hace ahora siete meses, cosas de la lentitud de la justicia.
Durante estos meses el pueblo ha provocado una ola de cambios en la política al empezar a votar a gente diferente para gobernar como alcaldes. Ahora falta ver si solo es mar revuelta, o si es la ola que precede al tsunami. De momento lo que si ha pasado es el acojone general de los apoltronados, sobretodo cuando han visto que las sumas de escaños no les daba para seguir... dejémoslo en tres puntos suspensivos.
En cambio el oleaje no cambia la situación ni un milímetro, el Gobierno al verse con menos poder se ha enrocado mas si es posible en su no a todo y punto. Como se ven perdidos y siempre les ha dado votos el atacar a la Generalitat, tal como se acerquen las siguientes votaciones empezará el acoso y derribo. Cuentan que nadie se extrañe si intentan inhabilitar al President o alguna que otra ingeniosa artimaña legal antes de dejar el Gobierno, que parece lo mas probable, para marcharse entre fanfarrias y vítores de los suyos. Los que no son Gobierno, siguen en sus mismas posturas de ni me mojo, ni me dejo de mojar, pues no va conmigo. Y los nuevos, o sea Podemos, también están por el no mojarse, ni lo intentará hasta pasadas las elecciones generales, pero para entonces ya habremos votado.
Entre los partidos catalanes ha empezado la hora de definirse, y el que no lo haga lo pagará. Una de las pocas cosas que aprendí en el cole, es que hay que elegir siempre, da igual la elección no hay ninguna incorrecta ni errónea, pero no te puedes quedar con el típico si pero no tan típico catalán. En la única cosa en la que coinciden los partidos catalanes, decididos o indecisos, es que quieren votar y que la gente hable, y Septiembre dirá.
En este momento que lo que mas se necesita es dialogo los partidos van a optar por el postureo y esto acabará llevando a tomar decisiones que cambiaran, y mucho, las cosas sea en una u otra dirección. Así que estamos donde estábamos pero a punto de estar en otra parte, ¿dónde?, ni idea.

No hay comentarios: