Un día de gremlins

Hola,

Por si hay algún descolocado, cuentan que los gremlins eran una leyenda urbana que circulaba entre los pilotos de la segunda Guerra Mundial, que cuando algo empezaba a fallar en la nave sin explicación era culpa de unos pequeños bichos traviesos a los que llamaban gremlins. En los ochenta Joe Dante, respaldado por Steven Spielberg, hizo un par de películas que trataba de un adorable Mogwai llamado Gizmo, pero había que cumplir tres misteriosas normas para cuidarle. No debía de darle los rallos del sol, no debía mojarse y no debían de darle de comer pasadas las 12 de la noche. Esta última norma siempre me ha intrigado, ¿si las horas son cíclicas a partir de cuando se le podía volver a dar de comer? Si infringías sobretodo las últimas normas, del adorable Mogwai llamado Gizmo, surgían los terroríficos (y adorables) gremlins.
Una vez tenemos claro que son los gremlins hay días en los que te levantas y no dejan de perseguirte miles de gremlins. Al principio piensas que has dado de comer a tu Gizmo pasada la media noche sin darte cuenta, o le has mojado sin querer, pero no, nada de eso, tu gremlin esta sonriente en su cajita.
Resulta que hay días que te atacan los gremlins de los demás, que una vez devorado todo su entorno, ahora van a por ti, y si ya es cansado deshacerse de los propios ni te cuento que encima has de huir de los ajenos.
Llevo unos cuantos días que los gremlins me rodean y parece que ni al Sol se mueren.

No hay comentarios: