El día que vinieron los Beatles

Hola,

Hoy hace 50 años mi abuela cumplía 39, o sea casi tenía mi edad, que sí, que sí, que ese mismo día los Beatles visitaban por primera y única vez la ciudad condal, que la prensa los ninguneo y que fue mas gente de la que contaron, pero me perdonaréis si para mi es mas importante mi abuela. La cual seguro se enteró del evento, pero le importaban un bledo.
Hoy hace 50 años ya tenía a sus cinco hijos, y a partir de entonces tenía que acabar de hacerlos crecer, casarlos, perderlos, esperar nueve años para conocer a sus dos primeros nietos, algo mas para tener bisnietos. No se si nunca soñó en que perdería tanto por el camino, que viviría en los lugares que ha vivido, que conocería la pintoresca gente que se ha cruzado en su vida, o que en su vigésimo noveno cumpleaños sus bisnietas la harían jugar al parchís, y ver a Shin-Chan por la tele.
A sus 89 ya pierde la chaveta de vez en cuanto, al envejecer parece que tu yo mas niño y natural aflora, y el suyo es un incordio. Una niña cargada de manías y costumbres, pero con una mente clara, lúcida y aguda cuando te despistas. Si se pudieran contar algunas vidas, la suya sería un libro interesante, pero es de la suya es de las que no se pueden contar, al menos aún no. 89 años son muchos años vividos, y supongo que si llegas con la cabeza clara pocas cosas ya te preocupan. No se si llegaré tan lejos, pero de hacerlo quiero llegar tan en forma como ella.

No hay comentarios: