A contracorriente

Hola,

Ya puede suceder lo que sea, lo que sea, nunca nos pondremos de acuerdo unánimemente en nada. Quizá es algo que ya sabíais  pero yo me he dado cuenta estos días. Lo he comprobado leyendo los comentarios de la gente en internet, con la mezcla de noticias importantes de estos últimos días  y la libertad de decir lo que quieras sin dar la cara.
Algo tan importante como lo de los atentados de París, la gente estaba entre triste y asustada, y los chicos listos del señor Zuckenberg sacaron un botón para poner una bandera francesa encima de tu foto de perfil de feisbuc. ¡Zasca!, gente criticando esto y explicando la larga lista de ataques en otros países y que no habían tenido botón con bandera. Se cumplen cuarenta años de la muerte del dictador que aún marca para mal la vida de los españoles. ¡Zasca! sale gente defendiéndole, que es grabe, o gente diciendo que ya es cosa pasada y que hay que hacer la vista gorda a lo que pasó, que no se si no es mas grabe. Ya ni os cuento si hablamos de la independencia de Cataluña, y podríamos seguir con fútbol, con marujeo, con derechos fundamentales, con el sexismo,... con cualquier noticia, siempre tiene un alguien que se siempre va a la contra. Estoy seguro que si un buen día legara una nave nodriza alienígena y se posara sobre la ciudad durante varios meses, habría gente que negaría que está allí arriba y que los hombrecillos verdes que caminan por la calle no serían otra cosa que humanos bajitos.
Seguramente os podría encontrar a alguien que niegue la ley de la gravedad, y a alguien que jurará que puede viajar a mas rápido que la luz, pero no es tanto que tengan otra teoría y te la expongan, no. Solo es un espíritu de la contradicción eterno, descerebrado y rebosante de bilis. Dudo que esto sea algo exclusivo de los habitantes de la península Ibérica, pero alguien debería de empezar por aquí para estudiar el tema.



No hay comentarios: