Nadie habla y nadie escucha

Hola,

Mi abuela dice que de esta se monta una guerra, si en lugar de ser el año 15 del siglo XXI, fuera del XX, no le diría que no. Ahora esto parece complicado, aunque posible. No sabría como resumir lo que ha pasado esta mañana, pero me he topado con un artículo escrito por Rafa Julve en el periodico.com, donde en el primer párrafo ya lo hacía, así que aquí os lo dejo:
 "El Parlament de Catalunya ha aprobado este lunes la propuesta de resolución de Junts pel Sí y la CUP que insta al Govern de la Generalitat a iniciar el proceso de independencia y construir una república. Los 72 votos de los dos partidos soberanistas (62 más 10) han otorgado la mayoría absoluta a una declaración de ruptura que llama al futuro Ejecutivo (ya se verá si lo hay y con qué 'president') a acatar solo las normas que emanen de la Cámara catalana y hacer caso omiso del Gabinete central y de las sentencias del Tribunal Constitucional (TC), cuya reacción se verá en breve."
Resumiendo, los parlamentarios que en las votaciones del 27 de Septiembre prometían una Cataluña diferente de España, han dado el primer paso, una simple declaración de intenciones. Ahora el Gobierno de España se enfadará, llevará la declaración delante de un juez, pedirán cárcel hasta para el apuntador,... lo acostumbrado últimamente. Parece que a parte de generar nuevos independentistas cada vez que hablan, ahora quieren mártires.
Una de las pocas cosas claras que quedan de todo este follón es que nadie propone una alternativa. Hoy, por primera vez se ha oído a los de Catalunya, sí que es pot proponer una alternativa, donde se incluye el referéndum que hoy hace justo un años que no nos dejaron hacer, pero todos los demás parlamentarios han votado en contra. Unos porque no proponen nada y no quieren ninguna propuesta, y los otros porque le dicen que eso lo tenían que haber propuesto antes de 27S, cuando solo pensaban en ganar las elecciones. También he leído otro artículo, donde gente que parecía sería planteaba un España nación de naciones, o algo similar. Al igual que les pasa a los de Catalunya, sí que es pot, para unos llega tarde y los otros no quieren cambiar.
Resumiendo, aquí nadie habla y nadie escucha. Unos están cansados de esperar y los otros no quieren cambiar. Eso sí, a ponerse a mostrar banderitas y rasgarse las vestiduras son los primeros de la clase. Hay alternativas, sí muchas, pero todas pasan por el diálogo, cosa que el Gobierno demuestra por activa y por pasiva que no quiere hacer. Solo hay que esperar que a nadie se le vaya la pinza y le den la razón a mi abuela.

No hay comentarios: