Niña evolucionando

Hola,

Hace ya unos cuantos días que esa pequeña rata savia que es mi sobrina Míriam, parece que se le han juntado unas cuantas neuronas que hasta ahora no habían hecho contacto. A parte de ampliar su reducido vocabulario, con el que sigue llamándome Yoyo, tiene unos cuantos gestos nuevos que demuestran el salto.
Hace tiempo que sabe que si toca ese botón rojo del mando de la tele, esta se apaga. Lo hace y se nos queda mirando a ver que le decimos. El otro día estaba sentada en el sofá apagando la tele, cuando en broma se lo intenté quitar, ella apagó la tele y se colocó el mando entre su espalda y el sofá, como me ha visto a mi hacer mas de una vez para que ella deje de jugar con él.
Este fin de semana he tenido un episodio de ataque de alergia de los fuertes. Estaba en casa de mis padres y me puse a estornudar repetidamente. En medio de tanto estornudo, a lo lejos se oí un "achís". Miro a lo lejos y allí estaba Míriam riéndose. Volví a estornudar, pero esta vez mirándola, y ella no dudo en imitarme y repetir "achís", mientras se reía a carcajadas.
También ha encontrado una mirada desafiante con la que te hace saber que no le gusta lo último que le has dicho, que suele ser una regañina, o un "no". Pero ahí tiene la partida perdida, la mirada de su hermana Leyre es mucho mas desafiante, y ya tengo cinco años de práctica de como combatirla.
Y también es ese bebé que se apoya en mis piernas mientras se tapa la cabeza para esconderse y que no la encuentren. Yo me pongo encima de ella y digo en voz alta - "la Míriam no está" - y cuando me levanto me mira y me suelta - "Yoyo mah, mah" - y no puedes hacer otra cosa que repetir y abrazarla fuerte.


Aquí descubriendo que las galletas Príncipe llevan chocolate dentro

No hay comentarios: