Y el mundo sigue girando

Hola,

Ya está aquí la Navidad, y será mágica y divertida aunque solo sea por mis dos geniales sobrinas, pero como dice la canción de Mecano "y a los que ya no están echaremos de menos", y así a ratos a mi abuela se le escapan los recuerdos unos pocos años atrás,  aquellos que vivió junto a su nieta mas pequeña. Se le escapan a ella y a todos.
Nos pasamos todo el año viviendo al día, preocupados por el trabajo, por la compra de ese día, por las noticias de la tele, entonces el año se acaba y llega Navidad e intentas juntarte con la familia, incluso aquella que no quieres ver en todo el año, y luego reniegas haberlo hecho. Hasta que llega esa Navidad en la que alguno de ellos, ya no se presenta, aunque todos los tengan en mente, y piensas, ¿por que hacemos esto solo en Navidad?
Yo sigo pasando a diario varias veces por delante del oncológico, y de tanto en tanto, le hecho un mirada de reojo al edificio que se convirtió en su casa en los últimos años, y se me escapan siempre un par de pensamientos rápidos, fugaces y profundos a aquellos dos últimos días, de ahora hace diez meses, aunque tampoco hay nada especial para recordar. Da igual si os veíais mucho o poco, porque a cada uno le lleva la vida por un lado, pero algo se te agujerea por dentro cuando pierdes a alguien a quien vistes nacer, a nadie debería de sucederle esto.
Sigo sin poder daros alguna explicación al hecho, pero de verdad espero que algún sentido tenga, porque aunque a ratos todo haga suponer que no lo tiene y que el mundo es una mierda, entonces aparecen Leyre y Míriam con sus sonrisas desdentadas y se que no es así. Tranquilos, que cuando tenga la respuesta a todo, os la daré.
Este texto no se cuando saldrá, ni si saldrá, pero está escrito hace semanas, porque necesitaba sacarlo fuera para disfrutar de estos días.

No hay comentarios: