Nunca sabrán

Hola,

El otro día estuve leyendo un reportaje sobre Mark Zuckerberg escrito por Gina Tost para el diario Ara (Mark Zuckerberg, l'home de principis). No explica nada nuevo que mil veces no se haya dicho de este chaval - me puedo permitir llamarle así aunque solo sea por edad -  pero al leer como sus padres hicieron lo posible para explotar las capacidades de su hijo me pregunté ¿De verdad los padres del chaval saben a que se dedica su hijo? Supongo que no, pero tampoco les importa mientras esté en lo mas alto de la lista Forbes de millonarios mundiales.
Me quedé pensando si en casa de los Zuckerberg, los Gates y otras gentes que han influido en el mundo de la programación saben que hace su prole cuando van a trabajar. Ahora ya son super CEOs que manejan mega empresas y poco tiempo les debe quedar para programar, pero hubo un momento en sus vidas que su trabajo no distaba mucho del mio, a parte de su evidente salto de genialidad, y en mi casa estoy seguro que en mi casa nadie sabe que hago delante del ordenador y es frustrante. ¿A ellos, también les pasaba?
En mi caso no dudan igualar mi trabajo al de cualquier otro para el que se necesite un teclado y un monitor. Haciendo un símil es como si yo fuera fabricante de violines y un amigo me dijera si me interesa una vacante para tocar el triangulo en la banda municipal del pueblo. Acabado con un - todo es música, ¿no?.
Mientras estudiaba, en una clase donde nos explicaban como conseguir trabajo en el futuro, me explicaron que debía de dejar muy claro a la familia y amigos cual era mi función en el trabajo, para que así si alguno se enteraba de una oferta similar, sería una puerta abierta mas. Lo que no me explicaron es como explicar algo que pocos entienden. Me han pedido desde arreglar hojas de excel, a hackear cuentas bancarias, pasando por instalar drivers, cambiar discos duros, incluso crear algún perfil en alguna red social, pero puedo contar con los dedos de una mano aquellos que me han pedido o una aplicación o una página web.
Hay genios que son admirados porque nadie entiende lo que hacen, aunque saben que es importante. El resto, aunque hagamos cosas importantes, nunca sabrán a que nos dedicamos.




-¿Qué pasa, hijo?
-Sigue dándome el mismo error de código, y no puedo descifrar porque.

-Bien, no se mucho sobre estas cosas pero, ¿has revisado los Gigabites?

-Buena sugerencia, papá... será lo siguiente que pruebe.
-Siempre encantado de ayudar.

No hay comentarios: