La fallida búsqueda de la felicidad

Hola,

Vivir en mi cabeza no es fácil, de hecho supongo que vivir en la cabeza de nadie debe de ser fácil, a no ser que sea Homer Simpson. Dicen que Einstein le dijo a su psicólogo algo así como "La felicidad es la cosa más rara que conozco en la gente inteligente", seguramente la frase no la dijo nunca pero la frase me la hago mía a medias. No creo que sea cosa de los inteligentes, sino de los que buscan. Ahora mismo tengo dos sobrinas en mi vida, mientras Leyre, la mayor, con sus seis años va camino a ser como su tito Jordi y estar constantemente preocupada por algo, Míriam, la pequeña, a pocos días de cumplir los dos años suele estar con una sonrisa constante en la boca. La diferencia no parece que Míriam sea menos lista que su hermana, sino que no hace planes mas allá de los 30 segundos siguientes.
Quizá la felicidad reside en no hacer planes mas allá del próximo minuto, eso que algunos argumentan con un "Dios proveerá" o un "Carpe diem". Quizá como dicen que dijo Tolstoi "Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo." Quizá como enseñan estos nuevos gurús que se auto-denominan coachs, el secreto está en ser tu mismo, en perseguir tus sueños y escuchar a tu alma. O quizá la felicidad resida en querer menos como suelen enseñar las culturas orientales:

Nan-in sirvió el té y cuando la taza del invitado se llenó siguió llenándola.
El invitado, al ver que el té se estaba saliendo de la taza dijo: “Ya está llena, ¡no cabe más té!”
– Como esta taza, – dijo Nan-in – estás lleno de tus propias opiniones y especulaciones sobre el mundo. ¿Cómo te puedo enseñar lo que es el Zen si no vacías primero tu taza?


La única cosa que queda claro cuando miras a tu alrededor, es que los hombres siempre han buscado la felicidad y nadie parece tener una formula maestra que funcione en todos los casos, aunque casi todos parecen coincidir en no busques y serás feliz.
Tengo cuarenta y un años y no recuerdo no haber vivido nunca sin preocuparme, sin buscar. De pequeño los viernes por la noche casi no dormía por el partido de fútbol del sábado por la mañana, porque buscaba no encajar ningún gol como portero. De joven la preocupación estaba en aprobar, porque buscaba tener buenas notas. Ahora busco cosas de mayores, tener un lugar en el mundo, alguien que no mienta cuando me diga "Te quiero", no tener que preocuparme por el dinero que llevo en el bolsillo, tener la mejor salud el mayor tiempo posible. 
Quizá pueda dejar de buscar el arca de la alianza, de buscar vida inteligente en las estrellas y de buscar oro a orillas del río Llobregat, pero no creo que pueda dejar de buscar cosas, siempre habrá algo. Así que si tengo razón y los infelices somos los que buscamos, parece que va a ser complicado encontrar la felicidad.

Autor: Zak Suhar

No hay comentarios: