Saltando al infinito y mas allá

Hola,

Un día cualquiera de verano con mis incansables sobrinas. La mayor, Leyre, marca los pasos a seguir de manera hiperactiva, la menor, Míriam, aprende mucho mas de lo que sería habitual a su pequeña edad. Las dos han descubierto que el sentido de la vida está en saltar sin parar, quizá por eso los canguros son tan felices.

No hay comentarios: