Quedan inagurados los...

Hola,

Hoy iniciamos (la humanidad) unos nuevos juegos olímpicos. Será esta madrugada aquí en España, aunque en Rio de Janeiro será por la tarde. No será la única curiosidad de estos juegos, sino que también serán los primeros celebrados en Sudamérica y los terceros Juegos de Verano celebrados en invierno (antes lo hicimos en Melbourne 56 y Sidney 2000) ya que en Brasil, aunque haga calor, están en invierno. Para terminar con los datos curiosos, en estos JJOO participará por primera vez una atleta nacida en el siglo XXI. Sí, nos hacemos viejos.
Yo he tengo la suerte de vivir al lado de una ciudad olímpica, y de vivir la transformación que eso supuso de la ciudad. Eso sí, el tiempo que duraron los juegos nos fuimos de viaje, cosas de mis padres. En mi memoria siempre he tengo el recuerdo que los años olímpicos de mi infancia como algo especial. Desde las olimpiadas con el osito Misha para Moscú 80, el águila de para Los Angeles 84 o el Cobi para Barcelona 92. Salía todo tipo de merchandising al respecto, desde series de dibujos animados, hasta latas de Coca-Cola con la mascota que coleccioné sin descanso durante el 84, y dibujé mil veces todos los logos identificativos de todos los deportes, y por supuesto, recordaba ciudad y año de todas y cada una de las citas olímpicas. Sin olvidar que era el momento en que los fabricantes de televisores aprovechaban para sacar sus mejores novedades, para que pudieras ver mejor los Juegos en casa. Ahora no se si me he hecho mayor o todo esto se ha perdido.
En cambio lo que siempre me ha llamado la atención es como la gente se vuelve experta en cualquier deporte durante este mes. Se han pasado los últimos 4 años solo hablando de fútbol, con un poco de suerte de baloncesto, quizá motos o coches, pero llegan las olimpiadas y saben distinguir todos los golpes de taekwondo, como se puntúa en esgrima o hípica, o que para ser mas rápidos en los 50 metros braza es mejor arquear las manos 23 grados con respecto a la posición de Marte.
A mi siempre me han gustado el concepto de las olimpiadas, tiene algo de utópico e idealista.  El tener una bandera propia, los cinco aros representando a la humanidad, el lema de "citius, altius, fortius" (más rápido, más alto, más fuerte) o que el idioma oficial del COI fuera el francés y no el inglés, le confiere a todo cierto toque romántico de que si queremos, podemos hacer muchas cosas juntos.



No hay comentarios: