Primer día de cole

Hola,

Mañana se cumplen cuatro años desde que mi sobrina Leyre pisó por primera vez el colegio, y no debió de irle muy mal, porque no recuerdo nada especial ni tengo nada escrito al respecto. Hoy ha sido el primer día de clase de mi sobrina Míriam y tampoco ha sucedido nada digno de mención. Sí que hay captura gráfica del momento, y ella cuenta que le ha gustado mucho y que ha jugado con un niño y con una niña. Hoy también Leyre ya tiene sus primeros libros de texto, los cuales ya ha empezado a investigar.
No se si tenéis tan buena memoria para recordar ese día de vuestra vida. Yo no. Por informaciones posteriores se que mi primer día de cole fue un 16 de Septiembre de 1978, el día de mi cuarto cumpleaños, así que ya era dos años mayor de lo que es Míriam hoy. No recuerdo historias familiares sobre ese día, como que llorara desconsolado, o que no quisiera ir, o algo por el estilo. Sí se que mi madre acudía a verme tras las rejas que rodeaban el recinto, oculta, para que yo no advirtiera su presencia. Supongo que estas son las cosas que las podas psinápcticas que hace nuestro cerebro elimina, esos recuerdos que nuestro cerebro cree que no necesitamos para nada.
No se hasta donde les van a llevar sus estudios. A mi me gustaría que les otorgaran el Nobel a las dos, el mismo año a poder ser para evitar eso de a mi me lo dieron primero, pero tampoco se si será por literatura, física, química, el de la paz,.... aunque viendo sus aficiones actuales, Leyre escalará los catorce ochomiles sin mascarilla, resolverá lo del Bolsón de Higgs, reescribirá las leyes de Einstein o cualquier otro reto que ahora parece imposible y Míriam ganará un Oscar, un Globo de Oro, un Goya, un Tony, un Max... o cualquier otro premio a la mejor interpretación. Mi hermana lo tiene mas claro, le basta con que sus hijas sean felices.


Como sucede en las pelis americanas, ambas han ido a la clase de les Llunes

No hay comentarios: