Recuerdo en el tiempo

Hola,

Hoy, como ya os comenté hace cinco años, recuerdo casi con perfección  que hice el mediodía del 17 de Octubre de 1986. Recuerdo un día cálido y soleado, recuerdo volver del colegio con algo de deberes por hacer, alguna tarea en grupo, que acabamos de hacer en casa de uno de mis compañeros de clase que se llamaba Dani y vivía en la misma calle que yo. Recuerdo ver durante todo el día en la tele a Joan Antoni Samaranch diciendo eso de "...a la ville du Barcelona", donde Barcelona sonó claro, alto y en catalán. Recuerdo ya de noche ver a Pascual Maragall saltando de alegría en una tarima, con los dedos de ambas manos formando la v de victoria, llevando un abrigo súper largo y con las fuentes de Montjuich de fondo.
Supongo que lo recuerdo claramente porque fue un día alegre para mi, pero no me negaréis lo curioso de lo que recuerda el cerebro. Seguramente si tuviéramos una máquina del tiempo  y volviéramos a ese día de mi vida los hechos no concordarían con nada de lo que se me ha quedado en la mente. Otra curiosidad es que este recuerdo, falso o verdadero, que me asalta cada 17 de Octubre cumple 30 años, y en cambio no soy capaz de recordar que me explicó ayer mi sobrina mas pequeña. Porque hace 30 años, mi hermana, la madre de Leyre y Míriam, tenía la edad que ahora tiene Leyre. El desde ayer tricampeón de Moto GP y pentacampeón de motociclismo, no había nacido, como tampoco lo había hecho aún un tal Leo Messi en Rosario, Argentina. Pau Gasol, mientras Samaranch pronunciaba estas palabras estaría tirando sus primeras canastas en el patio del colegio, y Rafa Nadal seguramente a esa hora dormía plácidamente en su cuna. La mamá de Mark Zuckerberg seguramente estaba preocupada porque el pequeño Mark llevaba cinco minutos sin hacer ruido y eso es señal de que se está cometiendo alguna trastada. Mientras un joven e inadaptado Cobain estaría escuchando en su walkman algo de Neil Young encerrado en su habitación.
Es curioso darte cuenta de lo que recuerdas y colocar lo que ahora es importante en el tiempo.


No hay comentarios: