Todas le concedían esos tres segundos

Hola,

Falcó es el título del último libro de Arturo Pérez-Reverte y el último que me he leído. Lorenzo Falcó es un espía al servicio del bando nacional a inicios de la Guerra Civil española, aunque podría tranquilamente haber estado al servicio del lado republicano, porque para él solo hay un lado, el suyo. Falcó recibe una complicada misión que deberá llevar a cabo en el bando republicano y que puede cambiar el rumbo de la guerra y de la historia.
Falcó es otro de los héroes de vuelta de todo que tanto le gustan a Pérez-Reverte, esta vez ambientado en plena Guerra Civil, con lo que aprovecha una gran historia de intrigas, lealtades y traiciones, para retratar las dos españas que tuvieron a bien matarse durante tres largos años.
No es el libro que mas me ha gustado de Pérez-Revrte pero es muy bueno, aunque a su edad y su trayectoria lo raro sería un mal libro. Como suele ser habitual en sus libros, esta vez también te atrapa desde la primera línea:

La mujer que iba a morir hablaba desde hacía diez minutos en el vagón de primera clase. Era la suya una conversación banal, intrascendente: la temporada en Biarritz, la última película de Clark Gable y Joan Crawford. La guerra de España apenas la había mencionado de pasada en un par de ocasiones. Lorenzo Falcó la escuchaba con un cigarrillo a medio consumir entre los dedos, una pierna cruzada sobre la otra, procurando no aplastar demasiado la raya del pantalón de franela. La mujer estaba sentada junto a la ventanilla, al otro lado de la cual desfilaba la noche, y Falcó se hallaba en el extremo opuesto, junto a la puerta que daba al pasillo del vagón. Estaban solos en el departamento.
—Era Jean Harlow —dijo Falcó.
—¿Perdón?
—Harlow. Jean... La de Mares de China, con Gable.
—Oh.
La mujer lo miró sin pestañear tres segundos más de lo usual. Todas las mujeres le concedían a Falcó al menos esos tres segundos.

No hay comentarios: