Las siete diferencias

Hola,

Si ayer os dejaba unas cuantas fotos de como pasa el tiempo en mis sobrinas y en mi, hoy os traigo mas fotos, pero de lugares comunes.
Es curioso ver como no te das cuenta del paso de los años en la gente, pero tampoco lo vemos en los lugares que pisamos a diario. Hace unos días en una página de Facebook que recopila imágenes antiguas de Hospitalet di con unas cuantas de mi barrio. Eran fotos de la década de los 80, y me trajeron muchos recuerdos y el fogonazo de lugares que yo he vivido y "ya no están".
Parece el juego de busca las siete diferencias. En ambos casos, la foto de la izquierda es la del pasado, la de la derecha la tomé yo hace unos días. Las he igualado lo máximo que he sabido para que las diferencias sean mas evidentes.



En la foto de los 80 había un bar con un frontón y una finca, donde ahora es una amplia acera de paseo, casi una plaza. La finca hacía que la acera no midiera mas que unos 20 cm y caminábamos por ella haciendo equilibrios. En su pared un grafiti del Partido comunista sobre las cadenas que aún lastran a las mujeres, ahora, al fondo en una plancha, un tag de vete a saber quien. El bar con su frontón y la finca han dado paso a un edificio de pisos (casi) nuevos, una peluquería, una frutería regentada por chinos y la consulta del veterinario que atiende a Stitch. En ambas se mantienen intactos los edificios del fondo a la derecha.


En la foto de los 80 había las bodegas de Calisay, donde ahora hay una amplia acera, en el que hay una frutería también regentada por chinos y una cadena de venta de comida congelada. Si os fijáis en el edificio de mas a la derecha de la foto veréis que hace años que desapareció, quedando tan solo una pared frontal con una reja. El resto se mantiene casi intacto, aunque han cambiado los negocios. Allí donde se ve un coche aparcado ya hace décadas que nadie puede hacerlo, y en esa esquina, antes un chaflán y que ahora es redondeada, había la bodega donde mi abuelo iba a comprar el vino donde ahora hay una agencia de seguros. La farmacia estaba en la acera de enfrente, pero en estas fotos no se ven. La Caixa ha pasado a ser Banciaxa pero sigue en el mismo lugar. Y solo los del barrio, como yo, ampliando la foto, ven el toldo de la pastelería, ya desaparecida, donde mi madre iba a comprar todos los pasteles, y que a mi me flipaba por una placa que mostraba a Sant Jordi matando al dragón.

No hay comentarios: