Nuestros pensamientos

Hola,

Llevo unos días en los que mi cabeza se desenchufa y se da una vuelta por mi pasado. Seguramente lo han desencadenado, de manera inconsciente, algunas de las malas cosas que nos han pasado últimamente a la familia. Como dice la canción "20 de Abril" : "Pues es que estaba aquí solo, me había puesto a recordar, me entro la melancolía, y te tenia que hablar."
Dicen que somos mas o menos felices, dependiendo de lo que nuestra mente decida olvidar, porque lo decide ella. Si que hay malos ratos que tu has decidido conscientemente no recordar jamás, pero ¿y todo lo demás que ya no recuerdas?. ¿Cuántos años tienes?¿Cuántos días son?¿Cuántos de ellos recuerdas?
Hace unos días supimos que Elon Musk, ese tipo que está dispuesto a cambiar el mundo, iba a abrir una nueva empresa llamada Neuralink, que se ha registrado en California como compañía de investigación médica, y que su campo será el estudio para combinar ordenadores y cerebros humanos. Los primeros pasos serán los realmente alucinantes, ya que buscan encontrar la solución a enfermedades que dependen de la cabeza como la epilepsia, depresiones mayores, Parkinson, Alzheimer y para las cuales tenemos algún remedio paliativo, pero ninguna cura.
El siguiente paso es el que da miedo. Una vez tienes cables que conectan directamente tu cerebro con un ordenador, ¿por qué no trasvasar información? Al leer esto me vinieron a la mente tres viejas películas de los años 90, cuyos efectos visuales ahora te hacen sonreír, y que sin olvidar que son entretenimiento, planteaban el trasvase de información de un ordenador al cerebro. El cortador de césped (1992), donde un científico intenta solucionar los déficit mental de otra persona a través de un ordenador.  Johnny Mnemonic (1995), donde tenemos a personas que utilizan su cerebro como disco duro. Virtuosity (1995), donde las ideas malvadas almacenadas en un ordenador toman forma física. O si queréis una mas moderna tenéis Transcendence (2014), donde un científico antes de morir vuelca todos sus pensamientos en una máquina.
Todos estos ejemplos son fantasía, aderezada con tramas de acción y aventuras, para entretenernos durante un par de horas. En cambio lo que propone Musk es real. Si ese invento nos cura del  Alzheimer o el Parkinson, será bienvenido, pero si finalmente podemos hacer una copia digital de nuestra cabeza, y la podemos leer, entonces empezarán los problemas. Ya no porque alguien los pueda manipular, o nos puedan meter conocimiento erróneo en nuestras cabezas, como en Origen (2010), sino que ya no podremos olvidar. Sabrás que a un clic podrás ver de nuevo a aquella persona, aquel momento, ¿estáis seguros de querer hacerlo? Si nuestro cerebro ha decidido olvidarlo, será por algo.

Autor: Jeremy Bishop

No hay comentarios: