No creo en nada

Hola,

Vivimos en una época de exaltación del postureo, donde el defender una postura, aunque no se haya analizado bien las consecuencias, es lo mas moderno y lo que toca. Todo el que va en otra dirección está demodé. Uno de los postureos que mas he detectado últimamente es aquel de "Yo no practico ninguna religión". No me toméis por idiota, ya tengo claro que en los casos que conozco, como el interlocutor se ha criado en una cultura judeo-cristiana, lo que está queriendo decir es que no procesa la fe católica, pero hay algún caso que no lo tengo tan claro. De verdad parecen que sean tan idiotas que creen que no creen en nada. Aquella paradoja hippie de "Prohibido prohibir". El problema se acrecienta cuando el incrédulo orador habla para masas que aceptarán sus palabras cual fe. Otra vez la paradoja.
Tenemos claro, o deberíamos, que uno de los primeros pasos que nos convirtió en humanos fue, cuando una noche estrellada, a la entrada de nuestra cueva, miramos al cielo y pensamos ¿hay algo mas? Desde que empezamos a excavar buscando de donde veníamos, cada vez hemos ido encontrando mas evidencias de que, ya en las cavernas reservábamos un lugar para honrar aquello que nos supera, pero que sabemos de manera intuitiva que está ahí. Así que ahora, ¿a que viene eso de "No creo en nada"?.
La postura es muy respetable, como cualquiera que no dañé a los demás, pero siempre apostillan con alguna puñalada trapera contra los que si creen. Es fácil, de todo culto actual, o pasado, le puedes sacar puntos negativos, siempre y cuando no conozcas la historia o no hayas vivido en aquella época y sociedad. Luego solo tienes que generalizar y ya tienes toda la razón. Llamadme paranoico, pero siempre parece que haya alguien a quien ya le va bien que la gente crea que no cree.
Nunca he conocido a nadie que me haya convencido de que no cree en nada. Entre los que no siguen los preceptos de alguna religión, hay para quienes su religión es ir de pareja en pareja. Otros su trabajo. Otros simplemente el dinero. No creen en nada, pero encuentran una pareja, viven con ella toda la vida, tienen hijos, los cuidan y crían, pero dicen no tener fe en nada. Está el que no tiene fe y lee cada día su horóscopo. Y el que anima a su equipo todos los domingos. Los runners, los vloggers, los beliebers,...  Entonces, ¿por qué creen que no creen?
Me parece bien que en pleno siglo XXI la gente se declare poco, o nada, seguidora de cualquiera de las fes organizadas que hoy en día se procesan. De ahí al postureo de no creo en nada, y tu no debes, hay un abismo.
Para los que no creen os dejo un prueba que escuché no hace mucho y demuestra lo ciegos que estamos. Pensad en un color, da igual cual. Explicad como es, ya sea científicamente, en concepto de moda, de arte,... Ahora explicádselo a un ciego de nacimiento. No entenderá ninguna de vuestras definiciones, todas serán correctas, todas serán verdad y el color existe, pero él jamás lo podrá entender, porque tiene estropeado el único órgano que el ser humano tiene para captar el color.

Autor: Jeremy Bishop

No hay comentarios: