Todo a la derecha

Hola,

Yo entiendo poco de política, pero entiendo menos a los votantes. Miras los países europeos y la mayoría de ellos están gobernados por partidos de derechas, incluso hace unos días en Francia votaban o por un partido de derechas o uno nazi. Y mucha gente votó al nazi. Luego nos explican que el número de personas ricas, son pocas, muy pocas, y que cada vez hay gente o mas rica o mas pobre, y que aquello que llamaban clase media, tiende a convertirse en pobre. Según algunos datos de la hacienda española hay algo mas de 386 mil personas en España que podríamos considerar ricas, sobre los 47 millones del total. Coges cifras como las últimas elecciones en España y de los 35 millones de personas tienen derecho a voto, 12 millones votó a algún partido de derechas, algo mas de 11 millones a partidos de izquierdas y el resto no votó. Si a los mas de 12 millones de votantes de algún partido de derechas le restamos los 386 mil ricos, suponiendo que todos voten a la derecha, quedan millones de personas no ricas que filosóficamente votan en su propia contra.
Estoy de acuerdo en eso de que todos mienten y todos intentan aprovecharse de nosotros, sean de derechas o de izquierdas, pero si votan, simpatizan o militan, en un partido de derechas he de entender que todos ellos aceptan como suyas la filosofía de derechas. Aceptan el el individualismo, la confesionalidad, la propiedad privada, la igualdad de oportunidades o el conservadurismo.
Aceptan que aquí cada uno se pague lo suyo, individualismo, y el que no pueda se queda fuera. Los señores Amancio Ortega y Florentino Pérez apoyan estos valores. Aceptan que solo hay un dios al que rezar, confesionalidad, y en cambio yo me harto a oír aquello de yo no creo en nada. Todo ha de tener un dueño, propiedad privada, así que adiós al mobiliario urbano, a la educación pública, al subsidio del paro, a la seguridad social,... No hay que avanzar que todo el futuro es malo, conservadurismo. Y sobretodo hay que tener igualdad de oportunidades como en la fábula aquella que para elegir al rey de la selva se presentan un mono y una jirafa. Ambos tienen igualdad de oportunidades de presentarse a la prueba, la cual consiste en trepar el árbol mas alto.
Todo este último párrafo es una exageración, pero creo que deja claro que no tiene sentido que una persona, trabajadora, con el sueldo justito para pasar el mes, que tiene jefes que ganan mucho mas que él, que lleva a sus hijos a colegios públicos o concertados, que alguna vez se pone malo y ha de ir al médico, que alguna vez se ha quedado en paro, que ha vivido un ERE, que aprovecha el día de las ofertas en el súper para ahorrar,... o sea una persona alejada de esos 386 mil ricos oficiales no tiene sentido que apoye a políticas que no quieren que tenga, según su ideología oficial, lo poco que necesita para vivir.
Así que cuando veo a gente votando en masa a partidos cuyo discurso es América primero, o Francia para los franceses, solo me queda creer que no lo están entendiendo. Que el miedo, la desesperación, la inseguridad de su vida actual les lleva a escoger a aquellos que les regalan los oídos. Que la gente ya no saben distinguir entre quien promete algo y luego no puede cumplirlo, del que promete algo que nunca ha pensado cumplir.
No intento solucionar nada, simplemente es dejar constancia de algo que no entiendo, para que cuando todo reviente siempre pueda decir aquello de - "Yo ya lo dije".

No hay comentarios: