Esperando en la cueva

Hola,

No hay nada que me desmonte tanto como la indefinición. Me da igual cual sea el resultado, la postura o la respuesta, sé aceptar cualquier opción, y acto seguido mi cabeza empieza a vislumbrar caminos. En cambio con la indefinición, con el no saber, me quedo bloqueado. Tampoco es un problema de la espera, si he de esperar tanto o cuanto tiempo a tener una respuesta, no tengo problema, pero espero que cumplido ese plazo tener una respuesta, pero no ni un nuevo plazo ni una falta de respuesta.
Hay un concurso televisivo, de estos de preguntas y respuestas, que en una de las fases durante dos minutos te hacen preguntas y te ofrecen dos posibles respuestas, y hay gente que se queda dudando mientras el tiempo pasa. Mientras yo desde el sofá de casa las respondo todas casi al instante. O se la respuesta, o no la se y elijo una de las dos opciones. Luego ya vendrá el tiempo en el que haya de aprender de mis errores para no volverlos a cometer, pero no me quedo parado, o escojo la opción correcta o escojo una opción y asumo el acierto o el error. Pues la gente no puede y eso me descoloca.
Ahora mismo mi vida esta en una de estas épocas de descolocación. Hay que tomar grandes decisiones pero son otros que han de tomar la iniciativa por mi, porque a veces esto ocurre, y estos viven en la indefinción continua. Mi mundo poco a poco se va desmontando, porque mi decisión está tomada, acertada o equivocadamente decidí que dejaba mi respuesta en manos de otros, gente que a priori parecía sería, formal y competente. En cambio estos no se deciden a tomar ninguna opción y yo solo puedo desesperar. Poniendo un símil cinéfilo, es como en "El paciente inglés". Estoy esperando herido en una cueva a que vuelvan a por mi con ayuda, pero sin poder ver nada mas allá de la cueva. ¿vendrán a por mi?

No hay comentarios: