La mala leche de las redes

Hola,

Si estás leyendo esto debes de tener claro que lo haces tú, yo y un señor de Cuenca. Vamos, cuatro gatos. Así que si yo escribo aquí que no me gusta el color rojo, solo se enteran esos cuatro gatos, y tres de ellos me conocen en persona, así que ya saben si de verdad me gusta o no el rojo. En el resto de mis redes sociales, mis amigos, mis seguidores, mis followers,... siguen siendo esos mismos cuatro gatos. Alguno varia o cambia, pero poca cosa. Así que resumiendo, mi opinión tiene un eco pequeño.
La cosa cambia cuando el que se expresa en redes sociales es alguien con una vida popular. Da igual que lo que exprese sea su opinión o que sean sus gustos, siempre parece que hay alguien en contra, y por supuesto, con la posesión de la verdad y la infalibilidad. Si yo afirmo que no me gusta el rojo podéis decirme que tengo mal gusto, podéis recomendarme diferentes tonalidades de rojo, o podéis exponerme el porque os gusta a vosotros. En cambio, hoy en día en las redes, lo que sucede si es un personaje popular quien lo dice, es que es un puto daltónico de mierda, un cabrón segregacionista de colores, un hijoputa falto de colorsensiblilad... Tengo la terrible sensación de que de alguna manera, alguien consigue implantar una única verdad y el convencimiento de que hay que saltar a la yugular del que piensa diferente.
En mi opinión, si el que piensa diferente, aplica dichas ideas y daña a otro ser humano, por supuesto que hay que perseguirle y castigarle según la ley, pero hacerlo porque solo tiene ideas diferentes es muy peligroso, y suele acaba la cosa muy mal. Si el que piensa diferente a mi está equivocado, por ejemplo afirma que dos mas dos son uno, y si es que de verdad va a afectar a mi vida el no correguirle, lo que debo hacer es demostrarle matemáticamente el porque dos mas dos son cuatro, y no uno. Esto no incluye ni opiniones, ni amenazas, ni insultos, ni ningún tipo de ataque.
Tampoco es que este sectarismo ideológico sea nada nuevo, pero al estar en el siglo XXI parecería que esta lección debería de estar aprendida, y en cambio sigue estando instalada la idea de una verdad única y universal, que parece amplificarse con las redes sociales. Cuentan que la solución a este problema, lleva escrita hace siglos en alguna pared, de algún templo, en algún lugar en la India desde hace siglos y dice:

"No creas en nada simplemente porque lo diga la tradición, ni siquiera aunque muchas generaciones de personas nacidas en muchos lugares hayan creído en ello durante muchos siglos. No creas en nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo crean. No creas en nada porque así lo hayan creído los sabios de otras épocas. No creas en lo que vuestra propia imaginación os propone cayendo en la trampa de pensar que dios os lo inspira. No creas en lo que dicen las sagradas escrituras, sólo porque ellas lo digan. No creas a los sacerdotes ni a ningún otro ser humano. Cree únicamente en lo que tu mismo hayas experimentado, verificado y aceptado después de someterlo al dictamen del discernimiento y a la voz de la conciencia"

2 comentarios:

SAU dijo...

holis jor ...pues a mi me gusta much el color rosado fuccia y el negro y si not gsta el color n haynada que hacer hay que respetarlo y creoq empezare a como dices: creer en lo que uno haya experimentado...

besines jot
:)
SAU

SAU dijo...

jor no jot jajaja