El tiempo continua avanzando

Hola,

Nuestro cerebro nos miente, seguramente para mantenernos a salvo, pero nos miente. Según él hace nada que mi amiga Nuri empezó a salir con Alex. Los hechos me cuentan que el otro día asistí a la celebración de su boda después de ocho largos años de noviazgo.
En la boda me encontré con dos ex-compañeros de trabajo, en él se conocieron y aún siguen juntos, de eso hace mas de un lustro. Albert está de viaje de luna de miel. Otro que mi cabeza dice que hace cuatro días que conoció a la que ya es su mujer, y no es verdad. Renata es esa chica viajera que según mi cabeza antes de ayer acabó llegando a Barcelona, en realidad antes de ayer es casi una década y dentro de poco habrá una versión suya en miniatura, que volverá a ser una buena medida del paso del tiempo. Hace unos días Leyre jugó por primera vez con un juego donde el protagonista es Mario. Justo el mismo día que se cumplían 30 años de la aparición de Donkey kong, 30 años de que yo jugué al Donkey kong en casa de mis abuelos, con la maquinita de mi primo Alex. Sí ese que es unos días mas pequeño que yo, y que tiene un hijo mayor de edad. Aún hay algún día que recuerdo como si hubiera visto ayer por última vez a mi abuelo (el padre de mi padre). Ahora celebraremos los 25 años de las olimpiadas de Barcelona, olimpiadas que no llegó a ver por unos meses. Mas mundano pero igual de afectados por el tiempo son mis electrodomésticos de casa. No dejan de quejarse y no se porque, total solo tienen una década de vida.
El paso del tiempo es relativo y nuestro cerebro los sabe, y lo utiliza a su antojo. Nos esconde cosas, nos deja recordar solo lo bueno, hace todo lo posible para que cada día lo empieces con la mejor versión de ti. Luego llegan los hechos y tu parte mas científica hace las mediciones exactas y piensas bufff, por suerte, acto seguido el cerebro de dice - vete a dormir que esto ya lo arreglo yo.


No hay comentarios: