La democratización de la información

Hola,

Mirad la foto de abajo. ¿La habéis visto en los medios estos días?¿Cuál de las dos?. Son dos fotos tomadas en dos momentos diferentes y desde ángulos ligeramente distintos, pero una de las dos está retocada. Y sí, cuando la gente se fija rápidamente te dice que ya han visto el fake (la mentira), que es Vladimir Putin.
Fijaos bien. Jugad a las siete diferencias. La de rojo es Angela Merkel, y en una de las dos fotos lleva un lazo. Fijaos en los carteles. En una pone United states, Turkey y United kingdom, pero en el otro este último país esta cambiado por Russian federation. ¿Es lo mismo que los ingleses estén hablando con los americanos, que quien lo hagan sean los rusos?¿Llevaba Merkel un lazo que pertenece a los patriotas nacionalistas rusos?¿Cuál nos creemos?
Esta foto falsa (la segunda, la de abajo) esta burdamente retocada, y no pasaría el análisis de unos expertos, pero en muchos medios, se les coló. Imaginad que el retoque estuviera bien hecho, o que no hubiera una segunda foto con la que comparar. Puedes colocar un fusil en las manos de Lee Harvey Oswald. A Neil Amstrong pisando la Luna. A un monstruo en el lago Ness. A un extraterrestre en Rosswell. ¿quién lo notaría?
Hace años la frase "lo han dicho en la tele" o lo ha publicado tal o cual periódico, era prueba irrefutable de veracidad. Desde la explosión de las nuevas tecnologías y herramientas como editores de vídeo, imagen y su fácil difusión en redes sociales, ya no puedes creer nada. El mantra dice que no te creas nada que no puedas verificar por ti mismo, bien, pero yo no puedo asistir a una reunión del G20, así que ¿cómo lo compruebo?. Lo único que puedo hacer es fiarme de los medios acreditados que allí están presentes, y entonces suceden cosas como estas. ¿Dejo de creer en todo?
La democratización de la información nos está llevando a una falta de veracidad, y no estamos generando herramientas de validación y los antiguos notarios de la veracidad han perdido su credibilidad. Los viejos del lugar os acordaréis como yo, que nos reíamos del final de la película Perseguido de 1987 con Arnold Scwarzenegger, (ahora viene un spoiler), donde por ordenador le cambiaban la cara de otra persona por el bueno de la peli, para enseñar a los espectadores del programa televisivo un falso final. Pues ya hemos llegado al punto del cual nos reíamos hace 30 años. Hay que empezar a tener una manera de validar la información que nos llega, o conformarnos en vivir en los mundo de Yupi.


No hay comentarios: